El viernes 26 de junio se presentó un proyecto de ley en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que pide declarar la emergencia económica para los gimnasios y natatorios. En base a esta declaración, la iniciativa solicita prórrogas, exenciones y compensaciones para que la industria del fitness enfrente la crisis por el COVID-19.

“El proyecto lo presentó la Cámara de Gimnasios, Natatorios y Centros de Entrenamiento (CAGIMNACE) en conjunto con Sitragym. En este contexto, lamentablemente empezamos a ver colegas y compañeros que ya no podrán reabrir las puertas de sus negocios, y no son pocos”, indica Guido Miguez, director de OnFit.

“Pedimos la prórroga al cumplimiento de la ley 5920 -que la que implementa el sistema de autoprotección-, la exención de pago del ABL y del impuesto inmobiliario en el plazo de aislamiento y de cierre de los centros. A su vez, pedimos que complementen la asistencia al trabajo que da Nación y ayuda para el pago de alquileres”, añade Miguez.

“Presentamos este proyecto para intentar conseguir ayuda del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ante la situación desesperante que estamos viviendo los gimnasios aquí. Lo mismo intentaremos hacer en Provincia. Entendemos que son los dos lugares donde más se va a sentir el desastre económico que dejará la pandemia”, comenta el director.

El proyecto de ley fue recibido y será impulsado en principio por el legislador de Juntos por el CambioGuillermo González Heredia, pero Miguez espera que se sumen otros y de todos los partidos “Lo que buscamos es que una actividad que genera bienestar en la población pueda sobrevivir”, afirma Miguez.

“Vamos a estar presentes e impulsar esta propuesta para que sea tratada. Nunca es fácil, pero hay que hacerse oír. No sirve quedarse con los brazos cruzados, es momento de pelear por nuestra actividad”, añade el director de OnFit.  Los gimnasios en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires están cerrados desde hace 3 meses.