Al menos 750 gimnasios cerraron sus puertas de forma definitiva desde que comenzó la cuarentena en Argentina. Mientras que otros 280 dueños de gimnasios aseguran que se verán obligados a bajar persianas si no pueden reabrir durante el mes de julio.

Estos datos se desprenden de una encuesta online auto-administrada, realizada entre el 26 y el 29 de junio por Mercado Fitness, de la que participaron 376 emprendedores el sector. El 9,3% de los encuestados reconoció haber cerrado entre abril y junio.

“Considerando los 8000 gimnasios que hay en el país, ese porcentaje del 9,3% representa casi 750 centros de fitness. Mientras que un 12% -280 gyms– dijo que bajarán los brazos si no pueden abrir en julio”, explicó Guille Vélez, director de Mercado Fitness.

“Entretanto, otro 12% de los encuestados –unos 960 dueños de gimnasios- reconoció que se les cruzó por la cabeza cerrar, pero aún no lo tienen decidido”, añadió Vélez.

El primer municipio del país en permitir la reapertura de gimnasios, durante la primera semana de mayo, fue Presidencia Roca, en Chaco. Desde entonces, alrededor de un tercio de los gimnasios de Argentina han podido reanudar sus actividades.

“Hoy quedan gimnasios cerrados en Formosa, en Entre Ríos, en Jujuy –donde habían podido reabrir y tuvieron que cerrar nuevamente-, en Córdoba, en Resistencia (Chaco) y en la mayoría de los municipios de la provincia de Buenos Aires”, señaló Vélez.

Las re-aperturas más recientes se acaban de anunciar en la provincia de Chubut, donde Trelew, Rawson y Puerto Madryn tienen luz verde para comentar a trabajar, mientras Comodoro Rivadavia espera novedades para estos días.

“Además, hoy se supo que varias ciudades de Río Negro –incluidas Cipolletti y Bariloche también autorizarán la reapertura de gimnasios la semana que viene”, dijo Vélez. En Córdoba, el COE viene prometiendo anuncios para el interior de esa provincia hace días.

Entretanto, el viernes 26 de junio pasado se presentó un proyecto de ley en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que pide declarar la emergencia económica para los gimnasios y natatorios de la ciudad capital de la Argentina.