El martes 23 de junio la Cámara de Gimnasios de Córdoba (CGC) emitió un comunicado en el que pide por la reapertura del sector en su provincia. Las autoridades provinciales no respondieron oficialmente a este pedido, pero la CGC espera a que haya novedades en los anuncios que se realicen esta semana acerca del marco de la nueva cuarentena.

“En la actualidad, y luego de 90 días en Aislamiento Social y Preventivo, el 8% de los 175 asociados de la Cámara ha cerrado de forma definitiva. Si este porcentaje se replica a nivel provincial, estimamos un cierre definitivo representativo del 25% de continuar la actual situación de inactividad”, explica el comunicado.

“Iba a haber un anuncio que permitía la actividad de gimnasios en el interior de la provincia, en localidades donde no hubo ningún caso de COVID-19 en toda la cuarentena, pero no pasó nada. En forma paralela, en la capital reabrieron los shoppings, entonces por qué no reabrir gimnasios en zonas donde no hubo contagios en 100 días”, dice Marcos Aguade, presidente de la CGC.

“Elaboramos anexos donde adaptamos los protocolos de seguridad e higiene de los gimnasios para centros de Pilates, yoga y danza, que fueron aprobados y elevados. Esos centros ya están abiertos en el interior de Córdoba en lugares donde no hay casos. Los protocolos para los gimnasios están pre-aprobados, pero no oficializados”, agrega Aguade.

“El cierre generó pérdidas parciales y definitivas de fuentes laborales, pérdidas económicas, endeudamientos, problemas de salud y estrés. Aunque, de alguna forma, esta coyuntura generó acercamiento de varios gimnasios a la Cámara y la unión de gimnasios en algunas localidades del interior”, rescata el presidente.

La Cámara de Gimnasios de Córdoba es una entidad representativa de 1800 establecimientos en toda la provincia, los cuales generan de forma directa e indirecta unos 14.500 puestos laborales. “Nuestra Cámara se encuentra en un momento crítico e inflexible para la continuidad del sector fitness”, concluye Aguade.