En el día de hoy, el departamento de Castro Barros, en la provincia de La Rioja, permitió la reapertura de los gimnasios, con una restricción horaria de 10 a 18h. Las medidas propuestas para su funcionamiento no son tan exigentes en comparación con otras localidades ya que no hay casos positivos de coronavirus.

En cuanto a los turnos, estos serán de una hora y media por pedido de los usuarios “porque entre el pasaje de una máquina a otra, y la desinfección, se demora la actividad”, cuenta Lorena Quintero, encargada de la Secretaría de Deportes de Castro Barros. El máximo de personas permitidas por sesión es de seis socios.

Entre ellos, debe haber una distancia de dos metros, y no es necesario el uso de barbijo durante el entrenamiento, salvo al ingreso y egreso del gimnasio. A su vez, “es obligación que cuando ingresan, se dirijan al baño de a uno por vez, se laven bien las manos, y dejen sus pertenencias en lugares adecuados”, explica Quintero.

Asimismo, el municipio ofreció la colaboración de agentes sanitarios para realizar controles de temperatura y presión arterial en los gyms. En Castro Barros hay solo dos gimnasios que se dedican a la musculación, un club, y cuatro canchas de paddle que reiniciaron sus actividades hace una semana.

Atenas es uno de estos gimnasios, que está ubicado en Anillaco, dentro de este departamento. “Tengo cuarenta socios en total. Todos ellos ya se anotaron”, comenta Daniel Herrera, su director. El horario de apertura, según él, le permite cubrir pocos turnos, “pero vamos a ir viendo si podemos reducirlos a una hora de entrenamiento”.

Según la encargada de la Secretaría de Deportes, los establecimientos deportivos tienen una cantidad de socios similar, ya que el departamento cuenta con casi 4300 habitantes, y engloba diez localidades. Por otro lado, la municipalidad también permitió las actividades deportivas individuales al aire libre.