La cadena de gimnasios estadounidense Town Sports International fue demandada por sus miembros por conductas fraudulentas contra consumidores. Estas conductas se relacionan con el incumplimiento de contratos porque ignoran las solicitudes de cancelación de membresías y continúan cobrando a los socios de sedes que fueron cerradas por la pandemia.

Mary Namorato, socia de la unidad localizada en la estación Grand Central, está buscando que la Justicia convoque a un juicio por jurados por los daños que le fueron causados a ella y a un grupo de aproximadamente 250.000 miembros que dice representar. Namorato presentó la denuncia formal en un tribunal federal de Nueva York el 26 de marzo pasado.

“Poco saben los clientes -pero según los informes- Town Sports International utiliza almohadillas electrónicas para ‘capturar’ la firma del cliente y luego ‘pegarla’ en un contrato electrónico que tiene numerosos términos sobre los que el socio nunca fue informado, y que mucho menos aceptó”, asegura Namorato en su denuncia.

“Todos los gimnasios de Nueva York están actualmente cerrados. No obstante, Town Sports International continúa cobrando escandalosamente a sus miembros sus cuotas mensuales de membresía, que se pagan con un solo propósito: acceder a sus instalaciones”, dice Namorato.

“Por contrato y por ley, esta cadena cobra a los clientes las cuotas de membresía a cambio del acceso al gimnasio, y a pesar de no proporcionar dicho acceso, continúa cobrándoles a los socios. Town Sports International cometió un fraude al decirle a los clientes que podían cancelar su membresía en cualquier momento”, afirma en su denuncia Namorato.

La cadena Town Sports International posee alrededor de 180 unidades en Estados Unidos, y es mejor conocida por las marcas de gimnasios que tiene, como New York Sports ClubsBoston Sports ClubsWashington Sports Clubs y Philadelphia Sports Clubs. También es dueña de TMPLETotal Woman Gym and Spa y Flywheel.