El periodo de emergencia sanitaria en Italia a causa del Covid-19 se extenderá hasta el 31 de julio próximo, “con lo cual podemos esperar retomar el camino de la normalidad recién a partir del 1 de agosto”, confiesa Ángelo Desidera, propietario del Club Lanciani, de Roma (Italia).

El Gobierno italiano definirá esta semana cuánto tiempo más la gente deberá mantener el aislamiento, “pero sabemos que será por lo menos por dos semanas más”, dice Desidera. “La situación es dura ahora y lo será aún más en el futuro –añade-, porque en el momento de la reapertura, al igual que en China, las cosas no serán como antes”.

En la opinión de este empresario italiano “vamos a necesitar por lo menos dos meses más para empezar a recuperar el número de socios que teníamos”. Esto sucede porque “aun estando abiertos deberemos respetar cierta distancia social –con un número limitado de socios-  y con enormes gastos en servicios y productos de limpieza”, dice.

En concreto, la proyección de Desidera es que “a causa del virus, en los primeros seis meses –después del aislamiento- al menos 20% de nuestros miembros va a preferir seguir entrenando en sus casas o en un parque, al aire libre, porque tendrán miedo de venir al gimnasio, mientras que otro 5% no regresará por problemas financieros”.

El plan de acción
A partir del cierre de sus instalaciones, en Club Lanciani comenzaron a publicar clases de sus instructores en su página de Facebook en forma gratuita. “Asimismo les dimos a nuestros socios acceso a la plataforma My Wellness, a través de la cual los instructores les sugieren videos con ejercicios específicos para las necesidades de cada uno”, dice.

Además, Desidera mantiene reuniones vía Zoom con sus gerentes tres veces por semana para cubrir diferentes temas. “Obviamente, el financiero es el tema principal. Estamos preparando un nuevo plan de presupuesto cero, así como nuevos servicios para ofrecer a nuestros socios durante el verano (que comienza en junio)”, añade.

El “presupuesto cero” es un recurso que se suele usar en situaciones de catástrofe. “No se trata de reducir costos, sino de planificar a partir de ingresos imposibles de estimar. Porque no se puede considerar como parámetro en el nuevo presupuesto los ingresos por renovaciones de planes de año anterior ni las nuevas membresías. No sería realista”.

Desidera contempla en su “presupuesto cero” dos malos escenarios: uno en el que la renovación y la venta de nuevos planes caen en 25% respecto al año anterior; y otro escenario en el que la caída es del 35%. “Con esos números construyes tu nueva oferta de servicios, siempre para un periodo de un año que inicia el día de la reapertura”, dice.

En cuanto a los nuevos servicios que planean lanzar se destacan: clases al aire libre y eventos sociales que agruparán por temas como estilo de vida, piscología, cocina, catas de vinos y gastronomía a la carta. “También proyectamos consolidar nuestra oferta de clases online y generar ingresos con ese servicio”, agrega Desidera.

Club Lanciani es un club deportivo de 33 mil m2, el más grande del centro de Roma –Italia-, a tan solo 4 kilómetros del distrito histórico. Este club, que en 2022 celebrará su 50 aniversario, tiene alrededor de 3000 socios y 60 colaboradores. Cuenta con un gimnasio, 17 canchas de tenis, canchas de squash y un muro de escalada.