Una importante cadena de gimnasios, con múltiples sedes en Alemania, cerrará sus puertas a partir del 1 de abril, según comentaron en off fuentes de la compañía. Hasta este momento, esta compañía mantenía a todos sus empleados trabajando activamente en sus sucursales, con el objetivo de capacitarse y realizar tareas relacionadas con la atención al cliente.

“A partir del 1 de abril, esta cadena de gimnasios enviará a todos los entrenadores y empleados de medio tiempo a sus casas, no podrán asistir más a nuestras unidades. Solamente quedarán exentos de esta medida los trabajadores esenciales, que tengan puestos necesarios para mantener activos los servicios al cliente”, indicó la fuente.

Aunque estos instructores y empleados part-time no trabajarán más, recibirán el 60% de sus sueldos por lo menos hasta el 19 de abril, que es la fecha hasta la que estiman se extenderá la  cuarentena. “Estamos atentos a ver si sale algo nuevo del Gobierno, pero esperamos que no nos dejen abrir hasta mayo, pero todavía no hay nada firme”, señaló.

También desde la misma compañía se informó que están tratando de reabrir gimnasios boutique, que ofrecen entrenamientos personalizados, al igual que aquellas sucursales que cuentan con servicios de electro fitness. Aun así, lo que es seguro es que los gimnasios convencionales de esta cadena permanecerán cerrados por un tiempo.

Por otro lado, esta cadena de gimnasios seguirá ofreciendo servicios de entrenamiento online, tanto en vivo como a demanda. “Este servicio era pago antes, pero a partir del cierre la compañía decidió ofrecerlo de forma gratuita a los miembros por dos meses. Aunque calculamos que vamos a estar cerrados un mes y medio. Luego será pago otra vez”, explica.

Asimismo esta fuente informó que la Cámara de Derechos del Consumidor de Alemania determinó que “por tratarse de una cuestión de fuerza mayor que impide a los gimnasios prestar servicios, cancelar un plan ahora significaría incurrir en un incumplimiento de contrato. Por este motivo, la mayoría de los gimnasios ofrece a sus socios pausar la membresía, por el tiempo en que estén cerrados, pero que los contratos siguen vigentes”.