Aunque fue uno de los primeros países en ser afectado por el Coronavirus, después de China, en Corea del Sur algunos gimnasios continúan en funcionamiento. “El gobierno coreano no ordenó una cuarentena obligatoria, por lo que la mayoría de las tiendas, gimnasios y compañías siguen trabajando”, afirma Won Suh, gerente regional de InBody en Europa.

Como respuesta a la crisis, “algunos estudios de fitness en Corea del Sur ofrecieron 1 mes gratis de membresía durante la pandemia para aumentar sus ventas, aunque no tuvieron mucho éxito. Sucede que los pequeños gimnasios no pueden cerrar, porque tienen cuentas y rentas que pagar, así que continúan trabajando a pesar de la baja concurrencia”, destaca Suh.

Además, el directivo de InBody resaltó que en este país asiático no ha habido casos en los que los pacientes infectados de Coronavirus hayan provenido de gimnasios. “Esto lo sabemos porque el Gobierno coreano realiza una encuesta epidemiológica a los pacientes infectados en la que se registran todos los movimientos previos a que se contagiaran”, explica.

Una vez completada la encuesta, se identifican todos los lugares en los que estuvo el paciente, y esos mismos lugares se publican en la página web del Gobierno. “Esto permite a las personas saber a qué espacios no deben ir, y de qué lugares deben alejarse”, señala Suh.

“Además –prosigue- usar barbijos, lavar nuestras manos y no tocar a la gente que nos rodea siempre ha sido algo común en Corea. Por eso, creo que no fue complicado para nosotros mantener este tipo de conductas de forma regular”.

La realidad en Japón es distinta. “Según nuestro franquiciado en este país, en algunos gimnasios se confirmó la presencia de personas infectadas. Entonces, el Gobierno advirtió a la gente que dejara de ir a los gimnasios. En consecuencia, la mayoría de los centros cerró a principios de marzo hasta nuevo aviso”, dice Nathaniel Leivas, CEO de Radical Fitness.

“La Asociación de la Industria Fitness de Japón, de la cual nuestra compañía es parte, lanzó un instructivo para los operadores de gimnasios, y pidió a sus miembros que siguieran esas indicaciones para prevenir que las personas infectadas ingresaran a sus instalaciones”, agrega Leivas, después de haber conversado con su franquiciado en Japón.