La actividad física ayuda a reducir el daño cerebral en pacientes con esclerosis múltiple, según científicos argentinos del Instituto Leloir, del Hospital Italiano, y del CONICET. Proponen que ésta es una posibilidad de optimizar los resultados de la medicación para esta enfermedad que afecta a tres millones de adultos a nivel mundial.

Los investigadores trabajaron con roedores. Un grupo de ellos fue sometido a un ambiente con juguetes, túneles y ruedas para hacer ejercicio durante 28 días, mientras que mantuvieron a otro grupo en un espacio sin estímulos de ningún tipo. Una vez finalizado el estudio, compararon sus cerebros.

Los animales expuestos a estímulos presentaban en la corteza una falta menor de mielina, respecto del otro grupo de roedores. Además, demostraron tener una menor pérdida neuronal, y un mejor desempeño en evaluaciones de memoria, depresión y ansiedad.

Los encéfalos de estos animales estudiados presentaban la forma progresiva de la esclerosis múltiple. Ésta es una enfermedad del sistema nervioso central que provoca lesiones en la mielina que recubre las neuronas. El estudio “se enfoca en el aspecto no farmacológico de la esclerosis”, resalta el doctor Orlando Garcea.

“Sería interesante que en el futuro puedan elaborarse ensayos clínicos que evalúen el efecto de combinar el ejercicio físico con la estimulación cognitiva y social, es decir, un abordaje multidisciplinario. Aún no existen estudios de este tipo ya que resulta dificultoso elaborarlos”, señala la doctora Carina Ferrari.