Melanie Whelan renunció a su puesto como CEO de SoulCycle luego de que su empresa quedara vinculada con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. La renuncia de Whelan se hizo efectiva el martes pasado y dejará vacante su puesto en el Comité Directivo de la compañía, según informaron distintos medios estadounidenses.

“Estoy profundamente agradecida por la oportunidad de haber liderado el equipo y la marca SoulCycle en los últimos ocho años durante un tiempo de transformación para esta increíble comunidad. El futuro es brillante para esta organización única en su tipo y estaré animando su continuo crecimiento y éxito”, dice Whelan en un comunicado de prensa.

La renuncia de Whelan llega cuatro meses después de que Stephen Ross, presidente y dueño de la empresa matriz Equinox, recaudara fondos para la campaña de reelección de Donald Trump. Esta situación provocó un boicot de algunos clientes de SoulCycle, ya que esta compañía es una de las filiales que posee Equinox.

Ahora al frente de la empresa estará el director de Finanzas Sunder Reddy, quien ha asumido provisoriamente el cargo, a la vez que se busca un relevo definitivo para Whelan. Desde los sucesos con Ross, la asistencia a las clases que ofrece la empresa se redujo e hizo que la compañía disminuyera sus precios a U$ 34 dólares por sesión.

Por su parte, Harvey Spevak -presidente Ejecutivo de SoulCycle- afirma: “Estamos agradecidos de tener un líder tan fuerte en Sunder para encarar esta fase de transición, y lo vamos a apoyar activamente mientras buscamos un reemplazo permanente”. En declaraciones a un medio norteamericano, Spevak agradeció a Whelan por su tiempo en la empresa.

Fundada en 2006, SoulCycle tiene 95 estudios boutique en Estados Unidos, en Canadá y en el Reino Unido. Esta cadena ofrece en sus centros sesiones de 45 minutos de ciclismo indoor, en los que sus clientes son acompañados por instructores. Whelan había ingresado a la compañía en 2012 y escaló al puesto de CEO en 2015.