Entre los estadounidenses, uno de cada cinco habitantes mayores de 6 años es socio de un gimnasio o de un club deportivo, según el último IHRSA Consumer Report. “Más de 62 millones de norteamericanos fueron miembros de algún centro de fitness en 2018, lo cual representa 20.8% del total de la población”, dice una de las conclusiones de este informe.

El segundo aspecto que resalta IHRSA es que los centros de fitness captaron a un número récord de estadounidenses el año pasado. “Incluyendo tanto a los usuarios que no son miembros como a los que sí son miembros, los gimnasios atrajeron en total a 71.5 millones de consumidores durante el año 2018”, indica el estudio.

Por otro lado, el reporte muestra cuáles fueron los niveles de ingresos que tuvieron los miembros de gimnasios: “El ingreso anual promedio por hogar de los usuarios de gimnasios fue de U$79 mil dólares en 2018, pero aproximadamente dos de cinco miembros de estudios de fitness vinieron de hogares con ingresos anuales de casi U$100 mil dólares”.

“Los norteamericanos asistieron 105 días a sus gimnasios en 2018. Los miembros entre las edades de 35 y 44 años concurrieron mayoritariamente un promedio de 116 días, mientras que las personas menores de 18 años fueron menos a los centros de fitness, con un promedio de 65 días en el año”, señala la IHRSA sobre la asistencia de los clientes a los gimnasios.

Acerca del tipo de equipamiento más usado por los estadounidenses, el reporte destaca: “Consistente con las tendencias históricas, las cintas de correr se mantuvieron como la atracción nº 1 en los gimnasios, teniendo un uso del 42% de los miembros. En segundo lugar estuvieron las máquinas de musculación, que tuvieron un 35% de uso”.

“Apenas un 15% de los consumidores de gimnasio se ejercitaron de la mano de un entrenador personal en 2018. Aproximadamente el 44% de los clientes de entrenadores personales fueron mujeres, mientras que el 56% restante eran varones”, añade la IHRSA sobre el ejercicio acompañado de entrenadores personales entre los norteamericanos.

Finalmente, la antigüedad promedio de las membresías de los clientes fue de 4.8 años. “Los adultos mayores permanecieron más tiempo que los miembros más jóvenes, ya que el grupo mayor a 65 años indicó tener membresías de 7.5 años, mientras que los jóvenes de 18 a 24 años dijeron ser miembros de gimnasios casi 3 años”, afirma el reporte de la IHRSA.