La empresa Fersa Natura Spa, filial del Grupo Madesal, propietario de las franquicias de la cadena Sportlife en el sur de Chile -desde Talca hasta Puerto Montt- está próxima a lanzar en el país su propia marca de gimnasios low cost, denominados Gimnasios Zero.

“Es el momento de abordar otros mercados más pequeños con una marca propia. Apuntamos a ciudades en el sur de chile de 50.000 habitantes o menos. Queremos llegar a esos lugares con una propuesta distinta a la que por años ha existido en forma muy simple”, remarca, Enrique Venegas Miranda, gerente comercial de Fersa Natura.

El proyecto contempla en su primera etapa,  a desarrollarse durante el próximo año, la instalación de gimnasios más pequeños en las ciudades de Arauco, Cabrero y Tome. Y en una segunda fase, prevista para los años  2021 y 2022, la idea del grupo es llegar a las ciudades de Nacimiento, La Unión, Angol, San Carlos, Victoria, Linares, Cañete.

“El proyecto apunta a desarrollar gimnasios de bajo costo, con arquitectura básica y una implementación profesional muy simple”, explica el ejecutivo. Serán centros de entre 600 y 800 m2, que requerirán una inversión estimada de U$ 250 mil dólares por sede. Es decir que la inversión total del proyecto de 10 sedes rondará los U$ 2,5 millones de dólares.

Los gimnasios Zero contarán con un área de equipamiento cardiovascular, de fuerza y de peso libre, además de una sala multifuncional de fitness grupal y vestuarios. Los programas de los alumnos y el seguimiento realizado por los entrenadores estarán en la nube. Estiman que el precio de la membresía rondará los U$ 20 dólares por mes.

“Tenemos una larga historia en la industria del fitness, tenemos credibilidad, contamos con el know how y con el equipo de personas necesario para encarar un proyecto de esta envergadura”, dice Venegas. Fersa Natura tiene 16.000 m2 construidos entre sus 12 gimnasios Sportlife, ubicados en el sur de Chile, y una cartera de 25.000 socios activos.