Estudios realizados en la Escuela Académica Profesional de Nutrición de la Universidad Nacional Mayor San Marcos de Perú (UNMSM) destacan el desnivel nutricional de los estudiantes universitarios. La docente a cargo de la investigación, Patricia Vega, comentó que la vida de un universitario es sedentaria y no hay un orden con el horario de las comidas en el día.

Explicó que se evidencia un déficit en la alimentación y en el cuerpo por no realizar actividad física. Destacó que “no tienen horarios establecidos para desayunar, almorzar y cenar, lo que provoca un mal funcionamiento del organismo en la digestión y esto hace que tengan problemas de concentración, obesidad, desnutrición, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer”.

Recalcó que el estudiante universitario debe tener una distribución en su alimentación de acuerdo con el valor calórico de la dieta: 20% desayuno, 50% almuerzo y 30% cena. Además, destacó que el desayuno no se debe obviar ya que es el más importante porque brinda la energía necesaria para cubrir la jornada de la mañana.

Fuente: es.blastingnews.com

]]>