El nuevo Fitbit Ace fue diseñado para niños a partir de 8 años de edad con el fin de motivarlos a mantenerse físicamente activos. Este modelo es un rediseño de Fitbit Alta -una versión lanzada en 2016-, con nuevos objetivos y metas de software, basadas en recomendaciones de ejercicio y sueño de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este dispositivo puede monitorear la cantidad de pasos, las horas de sueño y el ejercicio en general. Su batería dura 5 horas, tiene una pantalla táctil sin botones que funciona como reloj y tendrá hasta 10 caras de reloj para elegir. No rastreará la frecuencia cardíaca y no se podrá usar al nadar, aunque será resistente a gotas de sudor o de una ducha.

Una nueva cuenta de Fitbit Family permitirá a los padres agregar monitores para sus hijos a través de sus propios teléfonos, o el Ace también puede emparejarse con un teléfono para niños. Los nuevos modos incluyen distintivos específicos y un modo de desafío de cinco días que permite a la familia competir entre sí.

Además, los padres podrán controlar la privacidad del niño con otros amigos y grupos de Fitbit. Si el Ace se conecta al teléfono del niño, también podrá enviar notificaciones de llamadas entrantes y mensajes de texto. Su precio en Estados Unidos es U$ 100 dólares.