Stark Body Flying es una técnica de ejercitación postural en suspensión, que llegó a Argentina de la mano de Cecilia Cano Russo. Para su práctica se utiliza el peso del cuerpo y la gravedad para mejorar coordinación, resistencia, flexibilidad, postura, fuerza y estabilidad. Permite integrar disciplinas como Pilates, yoga y gimnasia artística, entre otras.

[adning id="201521" no_iframe="1"]

Fue desarrollada en 2008 por la italiana Antonella Faleschini, y posibilita mover el cuerpo en todos los planos del espacio, sin que el peso sea un obstáculo. Para esto se emplea una herramienta –llamada Body Fly– compuesta por un centro de tela y tres asas en cada lado, que puede ser fijada al techo, vigas de madera o acero, o soportes móviles.

La parte central del Body Fly sostiene la pelvis y el uso de las manijas le permite al usuario lograr una posición más segura y confortable. Con este implemento, la persona puede realizar una inversión total o parcial del cuerpo, haciendo movimientos con control del equilibrio para desarrollar tanto la fuerza como la flexibilidad.

Según Cano Russo, representante exclusiva del método en Argentina, “esta actividad es ideal para estudios de Pilates y gimnasios que estén buscando innovar el servicio. La pueden aprender y dictar profesores de educación física, entrenadores personales, instructores de yoga, bailarines y deportistas”.

Por informes sobre cursos de esta técnica, comunicarse a los teléfonos (54 11) 4751-8503 o (54 911) 15-3041-9176.

 

]]>

4 COMENTARIOS