Noticias

Opciones a la hora de cubrir una piscina “parada”

Tener en el club o gimnasio una piscina “parada” en el invierno no es negocio. No sólo porque los clientes del verano seguramente buscan durante el año lugares alternativos donde nadar, con el riesgo comercial que ello implica, sino porque una piscina abierta siempre suma vida a las instalaciones, generando una entrada y salida importante de personas.

Por ese motivo son cada vez más los clubes que toman conciencia de las ventajas económicas y de la comodidad que obtienen al cubrir sus piscinas, y deciden modernizarse. Si bien son diversas las opciones en estructuras rígidas permanentes para cubrir un natatorio, existen muy pocas formas de hacerlo de manera temporal.

Una de ellas es la lona, que es muy práctica ya que puede colocarse y quitarse considerablemente rápido, sin necesidad de modificar la estructura base que sostiene la cobertura. Existen dos modelos en este material, cada uno con sus respectivas ventajas y desventajas.

El primero en utilizarse fue el sistema inflable: un ambiente dentro de una burbuja de lona que se mantiene por medio de un ventilador centrífugo. Cuando llega el verano, se quita la lona y la superficie queda totalmente libre.

El segundo, y actualmente más usado, es la carpa estructural. El mismo ambiente generado en lona se sustenta con un armazón de caño galvanizado (sumergido en zinc caliente, para evitar la corrosión). Este sistema no necesita prácticamente mantenimiento: si se rompe una lona no afecta al resto de la estructura, sino sólo el estado de la temperatura ambiente. Las entradas son comunes, y permite reemplazo de lonas en forma parcial.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>