Noticias

Norma ISO 9001:2000 para gimnasios comprometidos con la calidad

En los mercados más competitivos del planeta, las empresas están, cada vez más, obligadas a garantizar ciertos estándares de calidad en los servicios que prestan o en los productos que venden, para lograr de este modo posicionarse en los primeros lugares del listado de preferencias de su público consumidor.

Para certificar el efectivo cumplimiento de esos estándares de calidad en sus sistemas de gestión, numerosas empresas del mundo, de diversas industrias, eligen trabajar bajos lineamientos internacionales que fija la norma ISO 9001:2000. De hecho, la industria del fitness ya tiene sus propios ejemplos en Sudamérica.

Compañía Athlética, de Brasil; Personal Training, de Perú; y Sport Club Unicenter, de Argentina, obtuvieron en los últimos tiempos la certificación ISO 9001:2000 que controla la calidad del servicio que prestan a sus clientes, así como el manejo organizado y sistemático de todos los procesos que sus empleados llevan adelante en el cumplimiento de sus responsabilidades dentro de los gimnasios.

Obtener la certificación de esta norma “demuestra el compromiso del gimnasio con la gestión de la calidad y le ayuda a definir las mejores prácticas de trabajo”, asegura José Abella, coordinador comercial de la certificadora SGS Argentina SA. En la misma línea, Verónica Fischer, del departamento comercial de la certificadora argentina IRAM, opina que “pesa mucho más una organización que trabaja bajo los lineamientos de una norma con estándares de calidad”.

El foco, al momento de certificarse, está puesto en asegurarle al potencial socio del gimnasio que está comprando algo de probada calidad, que tiene detrás el respaldo de profesionales atentos a sus necesidades. Para ello, se realizan evaluaciones sobre la satisfacción de los clientes de la empresa a certificar. Y si no se cumple con las expectativas, se toman medidas correctivas al respecto.

Los gimnasios certificados coinciden en que la aplicación de la norma les ha permitido lograr una mayor eficiencia y calidad en sus procesos operativos y administrativos. “Se puede incrementar la productividad, reducir pérdidas y controlar los costos”, asegura Abella. Además, es una ventaja comparativa frente a los competidores del mercado que aún no han certificado sus procesos.

“Al ser la nuestra una empresa de servicios, los recursos humanos son la base del negocio y la certificación ISO también ayuda en el gerenciamiento y en el control de contratación de personas adecuadas para cada oficio”, explica Richard Bilton, director presidente de Companhia Athlética, una red de gimnasios brasileña que sentó precedentes en Sudamérica al certificar su calidad en febrero de 2000.

Recientemente, la sede Unicenter de Sport Club, situada en un centro comercial de la localidad de Martínez, al norte del Gran Buenos Aires, se convirtió en el primer gimnasio de Argentina en conseguir este aval. Federico Bitrán, gerente de la sede, dice al respecto: “A partir de la certificación, hubo un cambio en la forma de gestionar la marcha del negocio. Queremos lograr que los productos y servicios del gimnasio realmente mejoren día a día en la búsqueda de la satisfacción del cliente”.

Todas las acciones que se desarrollan en el gimnasio están previamente programadas y encausadas dentro de un sistema que debe medirse y evaluarse en forma permanente a través de encuestas e indicadores. “Para mantener la certificación vigente, estamos obligados a controlar y a evaluar los procesos, porque es la única manera para garantizar que todo se cumpla”, asegura Bitrán.

Cada gimnasio establece los objetivos que le van a permitir medir sus indicadores de calidad. Por ejemplo, Compañía Athlética estableció que deben contestar las consultas que realizan los socios a través de su sistema SAC en un plazo máximo de 72 horas. Otro indicador que tienen en cuenta es la cantidad máxima de equipos que pueden estar fuera de servicio (por avería o por falta de piezas). Además, fijan reglas para la limpieza de vestuarios, el mantenimiento de la piscina, etc.

En Perú, los gimnasios Personal Training, que tienen dos sedes – una en San Isidro y otra en Miraflores- especializadas en entrenamiento personalizado, lograron en septiembre pasado obtener la certificación ISO 9001:2000, convirtiéndose en los primeros y únicos de su categoría en Sudamérica en dar este paso importante.

Sobre el tema, su gerente general, César Zorrilla Won, dice: “Hoy la gestión de nuestros gimnasios se hace casi en un 80 por ciento en base al control de indicadores, que nos permiten tener un mejor registro del funcionamiento de todas las áreas, lo cual es una herramienta muy importante para la toma de decisiones”.

Juan Rosauer es uno de los propietarios de Buena Vida Club Spa en Cipolletti, provincia argentina de Río Negro, y está próximo certificar su sistema de gestión de calidad. En su opinión, “lograr esta certificación nos permitirá organizarnos, planificar mejor, anticiparnos a los problemas, llevar registros de todo, estar atento a los socios y optimizar el trabajo de nuestros recursos humanos”.



Comentarios

  1. juan ramirez salazar dijo:

    Hola srs directivos, me gustaria que mi academia de taekwondo como empresa certificadora en enseñanza de educacion informal, registrada ante camara y comercio de Ibague Tolima Colombia tuviera una certificacion con standares de calidad, que se necesita

Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>