Noticias

Los gimnasios en Córdoba, un mercado promisorio

Conocida como la “Docta” por su importante tradición universitaria, en Córdoba conviven 3 millones de habitantes, dueños de un inconfundible acento al hablar. En lo que respecta a la industria del fitness en particular, el panorama es promisorio.

Quien camine las calles del barrio de Nueva Córdoba, una de las zonas de la ciudad capital más densamente pobladas por estudiantes de todo el país, se encontrará con un escenario sorprendente: hay prácticamente un gimnasio por cada manzana, todos de diferentes tamaños y con muy variadas propuestas de servicios.
Al respecto, Juan Pablo Molluso, titular de El Sendero, dice: “En nuestro mercado hay una predominante presencia de gimnasios pequeños. No somos más de diez los que contamos con una estructura grande”. En la opinión de Gustavo Magnano, titular de Palestra, la situación general es buena. “Han habido inversiones que superan el millón de pesos. Hay mercado para todos. La oferta es buena y la demanda también”, resume.
Por ejemplo, en el barrio Jardín, al sur de la ciudad, abrió sus puertas hace poco EVO Training Club, un gimnasio de 1600 mts2 distribuidos en 3 niveles, que cuenta una piscina climatizada, zona de estética, centro de salud y rehabilitación, además de los servicios básicos. Por otro lado, los propietarios del Quality Gym & Water, uno de los gimnasios más importantes de Córdoba, están construyendo un centro de convenciones y capacitación en fitness modelo en la Argentina.
No obstante el panorama es otro en plazas del interior de la provincia. “Ésta no es la realidad de las ciudades más chicas, que tienen mercados más acotados en volumen poblacional”, explica Marta Donda, titular de gimnasio Génesis de Río Cuarto. Y en esta línea comenta: “En mi ciudad hay tres gimnasios principales y algunos medianos, pero la mayoría son lugares pequeños a cargo de profesores o de instructores”.

Profesionalización
En cuanto al nivel de los profesionales, Martín Mozetic, dueño del Centro de Acondicionamiento Quantum, localizado en la ciudad capital, opina: “Hay un buen nivel y se debe a que los propietarios son concientes de la necesidad de perfeccionar y ampliar su oferta cada vez más. En general, cuentan con un buen gerenciamiento y en el área técnica van adquiriendo más capacitación”.
Desde el punto de vista de Molluso, la profesionalización está llegando lentamente. “No escapamos a la realidad general de un mercado chico y con bajo poder adquisitivo. Sin embargo, la gestión deportiva es bastante satisfactoria”, remarca. En esta línea añade: “Igual nos falta revalorizar los servicios que prestamos y fijar un estándar de calidad, ya que muchos lugares no están en condiciones de brindar un buen servicio”.
El titular de El Sendero piensa que se debería trabajar con el objetivo de agrandar el mercado ya que “es muy poca la gente que concurre a gimnasios”. Para ello, propone elaborar campañas publicitarias de concientización en conjunto con otros centros deportivos, para que tomen más fuerza que las que se ejecutan individualmente. En este sentido agrega: “La población todavía mira a los gimnasios desde un punto de vista estético. Falta comprender que allí se cuida su salud y se mejora su calidad de vida”.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>