Noticias

Los beneficios económicos para las empresas del Fitness corporativo

¿Sabe usted cómo demostrarle convincentemente a una empresa que, mediante programas de bienestar, puede reducir sus gastos de salud, mejorar la moral y productividad de sus empleados y disfrutar de un retorno de la inversión (ROI) de hasta 6 a 1? Bien, la nueva publicación de IHRSA puede enseñarle cómo hacerlo. A continuación, un extracto de este trabajo:

Inactividad: el dilema
Es imposible ponerle un precio a la buena salud, pero podemos, en cierta medida, cuantificar el costo que la mala salud tiene en nuestra vida laboral: los salarios perdidos, la disminución en productividad, el tiempo fuera del trabajo y los gastos médicos. Otras consecuencias de la enfermedad, como la disminución de la calidad de vida, son inconmensurables, pero intuitivamente comprendemos su enorme impacto.

Cuantos más factores de riesgo enfrente una persona con regularidad, mayores serán las probabilidades que ésta tendrá de enfermarse. Obesidad, diabetes, disfunciones cardíacas, presión arterial y cáncer, entre otras enfermedades, se asocian a hábitos como la inactividad física, la mala alimentación, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol.

Esto tiene una carga económica evidente sobre la población que paga cada vez más dinero en consultas médicas y en remedios. Los empleadores, por su parte, sienten también los efectos del aumento de los costos sanitarios y la caída de la productividad de sus empleados debido a estas enfermedades.

Ejercicios: la respuesta
Las investigaciones realizadas en los últimos 20 años no dejan lugar a dudas que el ejercicio es una estrategia eficaz para luchar contra males que afectan la salud. Si bien los avances en materia de diagnóstico y tratamiento de enfermedades en Estados Unidos son muchos, trabajar activamente para impedir que éstas aparezcan es al mismo tiempo práctico y económico. Como un antibiótico de amplio espectro, el ejercicio puede mejorar una variedad de condiciones en la persona y su valor preventivo es aún mayor.

Los estudios demuestran que modestas inversiones en la prevención de enfermedades pueden conseguir grandes resultados. Una investigación realizada por la Academia de Medicina de Nueva York reveló que con una inversión anual de 10 dólares por persona en programas de actividad física y nutrición equilibrada, se puede obtener un retorno de 5,60 dólares por cada dólar invertido en un plazo de cinco años.

De hecho, se estima que si tales programas fueran instaurados ampliamente, Medicare podría ahorrar más de $ 5 mil millones de dólares, Medicaid podría ahorrar más de $ 1,9 mil millones y los contribuyentes privados podrían ahorrar más de $ 9 mil millones. Y estas cifras no contemplan los avances alcanzados en productividad por los trabajadores, la reducción de ausentismo laboral y escolar ni la mejora de la calidad de vida.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>