Noticias

Las preguntas que hay que hacer al comprar equipamiento de Fitness

Cada año, el proceso de compra de equipamientos de fitness se torna un poco más complicado. Hay nuevas categorías de productos, nuevas líneas, aparatos más sofisticados, y nuevos proveedores. Esta situación hace que la selección del equipamiento insuma más y más tiempo.

Obviamente, cada gimnasio tiene diferentes necesidades. Sin embargo, así estés llenando un cuarto vacío con nuevos equipos o simplemente renovando tu actual inventario, existen algunas preguntas básicas que debes hacer y aspectos que deberías tener en cuenta al momento de la compra.

Preguntas a ti mismo

¿A qué segmentos de mercado apuntas? Más allá del equipamiento tradicional de fuerza y de cardio, existen líneas pensadas para poblaciones especiales como mujeres, niños, adultos mayores, fisicoculturistas, pacientes en rehabilitación, etc.

¿Con cuánto espacio cuentas? Nadie quiere entrenar en una sala de cardio repleta de gente. Una regla general es calcular 4 m2 por cada máquina. Pero si tienes miembros pertenecientes a poblaciones especiales, como personas en sillas de rueda, ese espacio deberá ser mayor.

¿Cuáles son tus limitaciones de energía? Ciertas máquinas, como las cintas, tienen grandes motores y por lo tanto requieren mucha energía eléctrica. Algunos elípticos no tienen motor, lo cual es muy útil si no se cuenta con la corriente adecuada.

¿Con qué personal cuentas? Asegúrate de tener (o contratar) el personal apropiado para programar y controlar las máquinas que compras.

¿Cuál es tu presupuesto? Esto puede determinar si compras o si alquilas (con opción a compra – leasing), y si optas por equipamiento nuevo o uno usado y reacondicionado. A medida que el nivel de sofisticación de los equipos crece, también sube el precio de la compra.

Preguntas a los vendedores

¿Cuánto tiempo lleva en este negocio? Los proveedores nuevos pueden estar más ansiosos por complacerte ofreciendo incentivos con un precio atractivo, mientras que los más antiguos tienen ya una reputación e historial en el mercado que puede hacer que valga la pena pagar la diferencia de dinero.

¿Es usted financieramente estable? Obviamente querrás evitar comprarle equipamiento a una empresa que está a punto de quebrar. Imagínate tratando de conseguir repuestos o servicio técnico de un fabricante que ya no existe.

¿Es usted un miembro asociado de IHRSA? Todos los miembros de IHRSA respetan un código de conducta ética en los negocios.

¿Qué tipo garantía me ofrece? Cada parte de la máquina (por ejemplo: estructura, correa, cadena, tapicería, etc.) debe estar cubierta por un tipo distinto de garantía, y por un período diferente. Asegúrate de entender todos los términos de la garantía.

¿Cuál es su tiempo de respuesta promedio? Esto quiere decir: ¿cuánto le lleva reparar o reemplazar un producto que no funciona correctamente?

¿Qué tan complicado es el mantenimiento de sus máquinas? La mayoría de los fabricantes entrenará a tu personal para realizar arreglos de rutina. Algunos ofrecen un programa de certificación técnica, y hasta pueden reembolsarte el dinero por las horas que tu personal de mantenimiento gasta en reparaciones.

Preguntas para cualquiera, menos el vendedor

¿Cómo es su historial en postventa? Para averiguar qué tipo de servicio técnico el proveedor ofrece realmente, llama a los gimnasios de su listado de referencias y haz preguntas puntuales. Si conoces otros clubes que tengan ese mismo equipamiento que piensas comprar, llámalos y pregúntales también. Pide hablar con el personal de mantenimiento. Necesitas saber cómo será el servicio una vez que cobren tu cheque.

¿Cómo es la instalación? ¿La entrega fue bien realizada? ¿El proveedor fue cuidadoso al entrar el equipamiento por la puerta y subirlo por las escaleras, para no rayar las paredes ni romper la alfombra? ¿Fue la instalación lo menos molesta posible para los clientes? Una vez realizada, ¿fue el equipamiento probado y su equipo entrenado para operarlo de manera segura y para realizarle mantenimiento y reparaciones?

¿Qué dicen tus clientes del equipamiento? ¿Están obteniendo resultados? Si los miembros del gimnasio creen que las máquinas son feas, intimidantes, raras, confusas o incómodas, no las van a usar. Por el contrario, éstas servirán como un recordatorio constante de que podrías haber hecho algo más constructivo con tu dinero y con el espacio.

Fuente: IHRSA Claves – 31 de agosto, 2006



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>