Noticias

Las experiencias de profesores argentos que trabajan en gimnasios del exterior

Miami, Estados Unidos, se caracteriza por su clima tropical, sus playas, el sol y la arena. Miami es un ámbito inmejorable para los deportes al aire libre las 24 horas del día. No obstante, es tal el grado de preocupación de la gente por el cuidado de su físico que son muchos los gimnasios que permanecen abiertos aún en horas de la madrugada.

“En Estados Unidos es común que la gente que trabaja full time durante la semana, vaya a entrenar de madrugada”, comenta Romina Vacsman, una instructora de Pilates que, tras vivir varios años en el país del norte, volvió a la Argentina recientemente con planes de abrir en Buenos Aires su propio estudio de Pilates.

Según Ariel Larrañaga, quien se marchó del país en 2001 pero luego regresó, son varias las diferencias que encontró en Miami: “Las cuotas, en general, se pagan anualmente en casi todos los lugares. No existe la figura del profesor de salón. Los horarios son mucho más flexibles. Y los entrenadores personales pueden llegar a cobrar más que un cardiólogo reconocido de Argentina”.

“La concepción del cliente y la venta es bastante diferente también”, asegura Sebastián Santos, un profesor de educación física residente en Miami desde hace cuatro años. En este sentido explica: “En Argentina nuestra formación se basa simplemente en lo técnico, pero no hemos recibido enseñanza empresarial, ni en marketing, la cual es importantísima a la hora de vender nuestros servicios”.

En Estados Unidos, un instructor puede llegar a ganar hasta 100 dólares por clase, lo que transforma a esta profesión en “más que rentable”. Y los tiempos de trabajo son diferentes: “Aquí todo el año es verano, existen pocas vacaciones y, si uno quiere, puede trabajar los siete días del año. Los profesionales de verdad son pocos y la demanda es mucha”, completa.

Por su parte, Alejandra Abdala, una entrenadora personal que vive en Miami desde 2002, comenta: “Acá siempre se están lanzando nuevas técnicas, sobre todo en la parte más aeróbica”. A esto Vacsman añade: “El mercado norteamericano de libros, DVDs, videos y programas de televisión de fitness es notablemente grande”.

En cuanto a las condiciones de trabajo Santos comenta: “Como profesor de educación física te tramitan una visa profesional H1B, que dura tres años. Te validan el título, que se llama Bachelor Degree, y es el equivalente a una carrera de cuatro años en una universidad. Una vez que termina ese plazo, te renuevan la visa por tres años más, hasta realizar el trámite de residencia u obtener la Green Card (permiso de trabajo).

El que tenga la suerte de conseguirla –prosigue- queda habilitado para la ciudadanía o el pasaporte americano. Pero no es sencillo, ya que para trabajar como profesor en Estados Unidos se requiere que una empresa americana sea tu sponsor, o bien, solicite en inmigraciones un pedido por tus servicios. Para ello debe demostrar que dicha persona tiene habilidades excepcionales, que no puede reunir un americano”.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>