Noticias

Las consecuencias del sedentarismo sobre el cuerpo humano y su prevalencia en la Argentina

El cuerpo humano está hecho para la movilidad. La mayor parte de su masa corporal –músculos, huesos y órganos– corresponde a la estructura de locomoción. Sin embargo, durante el siglo XX, muchas actividades humanas, como el trabajo, el juego infantil y el estudio, entre otras, se han convertido en sedentarias. Tal es así que, mientras a principios de siglo los habitantes de las ciudades realizaban sus actividades con un gasto energético promedio de 4.000 kcal, hoy este gasto no supera las 2.000 kcal.

Esta situación ha impactado sobre el cuerpo del hombre, llevando a que tanto sus músculos como huesos, articulaciones y órganos sufran una disfunción degenerativa o invalidante como consecuencia. Dicho de otro modo, el sedentarismo es un factor de riesgo independiente, que, además, aumenta la morbimortalidad de enfermedades crónicas como hipertensión, arterial coronaria, obesidad, diabetes, osteoporosis, desórdenes mentales y distintos tipos de cáncer.

En la Argentina, varias investigaciones han relevado la prevalencia de este mal, destacando la gravedad del panorama local. Según el estudio FRICAS, el 82,5% de los individuos analizados no realizaban ninguna actividad física. El PPI-FAC, por su parte, informa un 80% de prevalencia del sedentarismo en la prevención primaria de alto riesgo. Y el SAMEVAS publica un sedentarismo prevalente del 81,7% en los varones y del 84% en las mujeres.

Paralelamente, un reciente estudio de la Secretaría de Deportes de la Nación sobre una muestra de 5.520 hogares analizados en el marco de la Encuesta Permanente de Hogares de INDEC observa que el 56,2% de los bonaerenses, el 59,4% de los habitantes del Gran Rosario y el 51% de la población del Gran Córdoba no tienen hábitos regulares con la práctica deportiva.

¿Cuál es el riesgo relativo de mortalidad por enfermedad coronaria para los sedentarios en comparación con los individuos físicamente activos? En un meta-análisis realizado en Berlín en 1990 se probó que el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares en sedentarios era de 1,9 (intervalo de confianza 95% 1,6-2,2) para los sedentarios respecto a los activos. Otros estudios corroboran esta cifra.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>