Noticias

La siesta, una costumbre milenaria que regresa

Existe bastante investigación hoy en día sobre los beneficios que trae a las personas un período de sueño de no más de 30 minutos luego del almuerzo. Y es precisamente el hombre hiperestresado de las grandes ciudades quien más lo necesita y quien menos puede llevarlo a cabo, por diversos motivos, entre los que se encuentra la falta de un lugar especialmente destinado a esto.

Si bien es cierto que varias empresas están ya ofreciendo un lugar dentro de sus mismas instalaciones para que sus empleados duerman la siesta, creemos que va a pasar mucho tiempo antes que esto se generalice.

Es una consecuencia natural, después de comer, del descenso de la sangre desde el sistema nervioso al digestivo. Esto provoca somnolencia, fundamentalmente por lo pesadas que suelen ser las comidas españolas frente a otras dietas alimentarias europeas, que concentran las ingestas abundantes al principio de la jornada. Esta “depresión postprandial” aparece unas 8 horas después del despertar.

Por otra parte, en los trópicos, lugares conquistados por España, y en la misma España, situada al sur de Europa, en ese momento del día es cuando más calor hace. Incluso los animales retornan a sus guaridas para descansar a esa hora. Según el doctor Eduardo Estivill, “para los niños de hasta 5 años de edad una siesta corta es imprescindible y para los adultos es recomendable”.

Está científicamente demostrado que una siesta de no más de ochenta minutos (más tiempo puede trastocar el reloj biológico natural y causar insomnio por la noche) mejora la circulación sanguínea, previene el agobio, la presión y el stress. Además, favorece la memoria, facilita los mecanismos de aprendizaje y proporciona la facultad de prolongar la jornada de trabajo.

(*) Vicepresidente de SE STESSO.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>