Noticias

Gimnasios de ciudades del sur, con los mismos males que los centros del resto del país

Los gimnasios de San Carlos de Bariloche, San Martín de los Andes y Villa La Angostura, en el sur argentino, están enmarcados por bellezas naturales sin igual que son un polo de atracción turística. Sin embargo, el desarrollo del mercado del fitness allí choca con serias dificultades, que afectan la economía y el progreso del sector.

Altos costos de mantenimiento, falta de capacitación y de instructores formados, alquileres elevados, competencia desleal por parte de gimnasios que no cumplen con las reglamentaciones vigentes, poca constancia de la gente para realizar actividad física, y lucha de precios bajos conspiran para alcanzar la rentabilidad deseada en la mayoría de los gimnasios.

Bajos ingresos
Al igual que en el resto del país, la guerra de precios es una de las principales problemáticas que afecta a estos mercados patagónicos. En Bariloche, las mensualidades van de los $ 30 a los $ 50; en San Martín de los Andes, el pase libre mensual cuesta entre $ 40 y $ 60; y en Villa La Angostura, la cuota promedia los $ 60.

Con estas mensualidades los ingresos son escasos, con lo cual la reinversión en infraestructura y la renovación de equipamiento se les hace difícil. Para colmo de males, en este escenario, la oferta sigue creciendo y torna el mercado cada vez más competitivo. Mientras tanto los propietarios planean aumentos pero temen llevarlos a la práctica por una eventual deserción de socios no dispuestos a pagar más dinero.

En la opinión de Juan Gallo, propietario de Inch Fitness (Bariloche), “los precios bajos alimentan la competencia desleal”. Según Cristina Heine y Julia López, del gimnasio Skeip (Bariloche), “en lugar de mejorar la calidad de sus servicios, el común de los gimnasios concentra sus estrategias en bajar sus precios todavía más”.

Para Daniel Massota, dueño de un centro de fitness que lleva su nombre en Bariloche, es necesario “categorizar a los gimnasios con estrellas, como piensan hacerlo en España, y determinar el valor de las mensualidades en función de tales categorías”. Lejos de un avance de ese tipo “la Municipalidad en Bariloche tiene por regla hostigar a los que cumplen y dejar funcionar a los clandestinos”, asegura Heine.

Altos costos

Mientras los empresarios del rubro se desvelan pensando cómo levantar los precios de sus mensualidades para incrementar los ingresos de sus gimnasios, deben hacer frente a un continuo aumento en sus costos operativos. El pago de los alquileres y los costos de mantenimiento son unas de las variables más críticas en este sentido.

La estacionalidad

En el sur, a lo largo del año, el clima frío, la nieve y la lluvia limitan la práctica de muchas actividades recreativas y deportivas al aire libre, con lo cual de abril a noviembre los gimnasios son el lugar predilecto de los residentes de la zona que desean mantenerse en forma haciendo gimnasia bajo techo con regularidad.

Pero ni bien el clima mejora, la gente aprovecha para hacer caminatas o trotar al aire libre. De hecho, la mayoría de los gimnasios otorga a las condiciones climáticas una cuota importante de responsabilidad sobre el caudal de público que reciben. “El mal tiempo lleva a que mucha gente se encierre en sus casas y retorne en septiembre”, aseguran.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>