Noticias

Erotismo en los gimnasios, se popularizan los entrenamientos con connotación sexual

Ya en sus primeras manifestaciones en la antigua Grecia, la actividad física tenía un alto componente erótico. De hecho, los atletas competían desnudos y con sus cuerpos aceitados a fin de facilitar su apreciación estética por parte de la audiencia.

En la era moderna, lejos de aquellos años de gestación, los gimnasios eligen en su mayoría todavía difundir hacia fuera sus actividades, asociando su imagen a esbeltos y musculosos cuerpos, que provistos de muy poca ropa, tendrían un sentido aspiracional para las masas que desean alcanzar esas figuras.

Hacia adentro, muchos gimnasios también conservan un aura de erotismo. Repletos de cuerpos sudados y bien a la vista, sirven de “lugar de encuentro” para personas que buscan pareja, según lo confirmaron los resultados de una encuesta encargada por Philips en Europa y realizada entre los socios de la cadena Fitness First.

Por otro lado, surgen y se popularizan cada vez más técnicas de entrenamiento con cierta connotación sexual. Este es el caso, por ejemplo, de “S Factor”, que es furor en Estados Unidos. Se trata de un novedoso método, que combina el baile erótico del striptease con ejercicios más tradicionales como el yoga, el ballet y pilates.

Aunque la técnica se basa definitivamente en la expresión sensual del striptease y el baile del tubo (“pole dance”), sus objetivos tienen que ver menos con la acción de desnudarse que con el despojo de tabúes sociales, según explican sus creadores.

Pero como si esto fuera poco, una técnica todavía más prometedora surgió en Inglaterra en 2006. En Holborn, Londres, el gimnasio Gymbox desarrolló una rutina llamada Shag Workout que, según los responsables, garantiza el aumento en la frecuencia, intensidad y calidad de los orgasmos.

Tan efectiva es esta disciplina que algunas socias del gimnasio declararon haber tenido orgasmos mientras la realizaban. Las clases incluyen un proceso en tres fases que mejora la técnica sexual, la seguridad y la resistencia, y -además- trabaja sobre la condición física.

Para quienes la poca ropa no alcanza y quieren más, o mejor dicho menos, en Holanda el gimnasio Fitworld instauró en marzo pasado el primer “domingo desnudo” para los que deseen entrenar como Dios los trajo al mundo. Según Patrick de Man, propietario del lugar, la idea vino de dos de sus clientes, que son ávidos nudistas.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>