Noticias

En Mendoza, los usuarios deberán firmar una declaración jurada para entrenar en gimnasios

La Secretaría de Deportes de Mendoza enviará a la legislatura un proyecto de ley que modificará a la Ley 6.457, que regula a los gimnasios provinciales, con motivo de las dos muertes registradas dentro de centros de fitness durante 2013. El último incidente fue protagonizado el sábado pasado por una fisicoculturista que sufrió un paro cardíaco mientras entrenaba.

Una vez sancionado el proyecto, que se estima que ingresará al parlamento en Enero, los gimnasios deberán exigirles a sus socios que mensualmente firmen una declaración jurada que certifique que se encuentran aptos para realizar actividad física. En el caso de menores de edad, el documento deberá ser firmado por los padres.

Según declaraciones del jefe de Gabinete de Deportes, Eduardo Lapiana, aún cuando los gimnasios solicitan a los usuarios un certificado médico que avale su condición física, “la mayoría de los clientes no lo entrega o lo trae firmado por un amigo profesional, sin haberse realizado el chequeo pertinente”.

En la opinión de Alejandro Zlotolow, gerente del gimnasio Amazona, de Analía Herrera, los certificados médicos sólo tienen validez en el momento que se emiten. “La declaración jurada resguardaría legalmente al gimnasio. Sin embargo, no sabemos hasta qué punto y tampoco existe un seguro que proteja al sector contra este tipo de incidentes”.

“Estamos de acuerdo con la medida por un tema de seguridad pero no resuelve el tema de fondo, que es la protección y bienestar del usuario”, explica Marcelo Innella, gerente de Energym, en Godoy Cruz, para quien la firma de las declaraciones juradas debería realizarse trimestral o semestralmente. “No es fácil perseguir todos los meses a 500 socios”, señala.

Para Sebastián Renalias, propietario del gimnasio Bio Fitness, en Luján de Cuyo, con 400 socios y 15 años de trayectoria en el mercado local, sólo se trata de un paliativo. “Hoy en día, con la ley vigente, no hay control y existen cientos de gimnasios ilegales en Mendoza. Entonces, aunque modifiquen la ley, no va a terminar sucediendo nada”, opina.

Además de exigir una declaración jurada, el proyecto incluirá dos modificaciones más: la definición de un mínimo de edad para ingresar al gimnasio y la regulación de la actividad desarrollada por los entrenadores personales, que deberán contar con título oficial y ser profesores o licenciados en Educación Física.

Al respecto, Zlotolow advierte que, en la industria del fitness, contar con un diploma tampoco garantiza la calidad del servicio que brindan los profesionales del sector. “Lamentablemente, los institutos no forman a los estudiantes de Educación Física para trabajar dentro de un gimnasio, sino que sólo los prepara para trabajar en las escuelas”, admite.



Comentarios

  1. Lucas dijo:

    Perdón por la ignorancia, pero me gustaría saber si existe actualmente algún debate en serio entre los personal trainers, profesores de educación fisica, etc, y también dueños de gimnasios sobre todo este tema. Entiendo que la problemática está planteada desde hace tiempo y cada tanto resurge, como en este caso, pero me parece que habría que anticiparse a los políticos que promulgan leyes que pueden afectar la actividad, y plantear propuestas y alternativas.

    Como personal trainer me puedo ver afectado ya que entreno a clientes particulares y también trabajo como instructor en gimnasios. Si por ejemplo me exigen contar con un título de profesor de educación física para poder ejercer, estoy al horno, y ponerme a esta altura a cursar el profesorado no es algo simple. Me he capacitado realizando cursos en instituciones con prestigio pero sin título oficial, aunque las mismas ofrecen conocimientos en el ámbito del fitness que los profesorados tradicionales no (sabemos que muchos profesores de educación física realizan cursos en dichas instituciones para capacitarse).

    Porqué no plantear la necesidad de que quienes nos hemos capacitado por fuera de las instituciones oficiales podamos acceder a una licencia o título avalado por el Estado? Así, mediante exámenes y un curso una persona como yo podría probar su idoneidad sin verse obligado a hacer todo el profesorado como única salida. No somos pocos.

    Por otro lado, en el artículo se habla de que no existe un seguro que un gimnasio pueda contratar para estar cubierto ante diversos incidentes (muerte de un cliente, accidentes, etc). Y entonces? Qué se está haciendo al respecto? Si un certificado médico no parece ser suficiente entonces hay que considerar otras alternativas. La declaración jurada me parece bastante bien porque hace que el cliente asuma una responsabilidad sobre su propia salud. Si bien el gimnasio o el personal trainer tienen una cuota de responsabilidad, sabemos que los clientes con mucha frecuencia no siguen las indicaciones del profesor y se exponen a lesionarse y sufrir todo tipo de problemas. En fin, habría que ver cuáles son los alcances de la propuesta de la declaración jurada en la práctica.

    Insisto en que es necesario comenzar a plantear estos temas antes que se sancionen leyes y se formulen reglamentaciones sin que contemos con una opinión y una propuesta medianamente consensuada por parte de los actores de la industria del fitness que podamos alcanzar a funcionarios y legisladores.

    Me da la impresión de que gradualmente la tendencia es que el sector va a estar cada vez más regulado hacia futuro, lo cual idealmente es algo bueno, pero el problema es cómo. La industria está creciendo, se está produciendo un cambio cultural y de consumo que lleva a cada vez más gente a realizar actividad física, y es lógico suponer que así también van a crecer los problemas. Deberíamos anticiparnos y ser parte del debate, no reaccionar después que se hayan sancionado leyes y regulaciones que nos terminen perjudicando a muchos.

Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>