Noticias

En Brasil, limitan el uso del Parque Ibirapuera para grupos de entrenamiento

Grupos de entrenamiento al aire libre, espacios de meditación, fiestas y escenario para eventos son algunas de las tantas funciones del Parque del Ibirapuera, en la zona sur de la ciudad de San Pablo, en Brasil. La realización de esas actividades debe, sin embargo, cambiar en breve, con la aprobación de un plan director que va a delimitar las reglas de uso y funcionamiento.

Uno de los objetivos es regular actividades de asesoramiento deportivo, grupos de yoga (y similares), visitas guiadas y picnics privados (entre 30 y 70 personas), hoy realizados por empresas y organizaciones externas que suelen cobrar por los servicios. La idea es limitar las prácticas a los días hábiles y en determinados puntos del parque, todo mediante una autorización.

En la reunión, técnicos del ayuntamiento justificaron que el cambio garantiza la fluidez en el área para los asistentes y da prioridad al carácter público. Ellos citaron como ejemplos asesorías que ocupan áreas verdes con decenas de alumnos y eventos sociales privados  que llegan a colocar franjas para restringir el acceso de terceros.

Hoy, decenas de organizaciones y empresas que realizan actividades en el lugar, atrayendo mayor público especialmente los sábados, domingos y festivos. “Ofrezco clases todos los días, pero muchas personas buscan el fin de semana. Esto va a afectar a mucha gente”, dice el profesor de yoga Dado Motta, que critica la limitación de agenda.

Si se aprueba el cambio, el entrenador Vinícius Motinho, socio de LV Training, ya no podrá dar clases por debajo de la marquesina del pabellón de la Bienal. “Si llueve, allí está cubierto y además es una protección contra el viento. A la gente le gusta el ambiente abierto para entrenarse y tener contacto con la naturaleza”, asegura el profesional.

El plan también prevé reglas para eventos culturales en el parque. En las áreas abiertas, no podrán ser simultáneos y el público máximo es de 15 mil personas (en el entorno del auditorio), aunque debe variar de acuerdo con el espacio (será de hasta 250 personas en la Serrería, por ejemplo). En espacios abiertos, en el pasado, shows como los de Gilberto Gil llegaron a traer a más de 45 mil personas para el Ibirapuera.

Fuente: istoe.com.br



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>