Noticias

El trabajo con esferas, una técnica alternativa de gimnasia con diversas aplicaciones y distintos públicos

El trabajo con esferas es una técnica orientada al bienestar que integra cuerpo y mente, incorporando al movimiento momentos de relajación. Los balones ofrecen diferentes variantes de uso, según el método que se emplee -pilates, yoga o fitness- y el tipo de público: embarazadas, niños, adultos mayores, etc.

Según María del Huerto Segura, profesora y directora de Esféricos Estudio, “el trabajo con pelotas para embarazadas y posparto es una de las variantes más requeridas, así como la rehabilitación -se emplea en estimulación temprana, en trastornos del desarrollo motor y en problemas posturales y neuromotores”.

Las posibilidades de aplicación son diversas tanto con sedentarios como con atletas de elite. En Europa, por ejemplo, se emplean las esferas para potenciar la performance de futbolistas y golfistas. Segura destaca que “es una muy buena alternativa para que los gimnasios ofrezcan actividades a diferentes públicos”.

Para quienes deseen incorporar clases con esferas, lo recomendable es comenzar con pocas -entre 10 o 15- de medida estándar (65 cm). Recién en segunda instancia, se aconseja incorporar las más pequeñas de 25 cm, para ofrecer a los clientes un trabajo más minucioso y variado.

Además, Segura destaca que “es importante capacitar al instructor para poder manejar diferentes tipos de personas, ya que apenas un alumno se sube a la pelota se evidencia instantáneamente el nivel de entrenamiento del equilibrio y la funcionalidad del movimiento que éste posee, y el instructor debe poder notarlo”.

En algunos gimnasios, la actividad con balones se incluye en la cuota mensual que el miembro paga para usar el resto de las instalaciones, y en otros se arancela aparte. El costo de 4 clases al mes ronda los 80 pesos (25 dólares).

En el caso de un estudio de pilates que trabaja con equipamiento y quiere sumar los balones a su oferta de servicios, Segura aconseja contar con una esfera de 25 cm por cada reformer y al menos con un balón de cada medida de los grandes.

Las esferas cumplen una función diferente según el tamaño (25, 45, 65, 75 cm) y la dureza o capacidad de rebote. Su calidad dependerá del tipo y flexibilidad del material, su poder antideslizante y antiexplote, cualidades que garantizarán su durabilidad. Además, “con un buen material, los alumnos trabajan más relajados y a gusto, ya que su piel entra en contacto con la pelota”, explica Segura.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>