Noticias

El lujo de los hoteles de categoría se traslada a sus health clubs

Con membresías mensuales que triplican el valor de las que poseen los gimnasios comerciales más caros del mercado, los health clubs en hoteles cinco estrellas fueron montados originalmente para atender a un público selecto y súper demandante, ofreciéndole una variedad de servicios enfocados al bienestar y la calidad de vida.

Con esta meta, el health club del Hilton Buenos Aires incorporó no hace mucho equipamiento aeróbico y de musculación de la firma italiana Technogym, con un sistema TGS de fijación de objetivos físicos, armado y control de rutinas. El Llao Llao, en Bariloche, y el Sheraton Hotel de Pilar también se equiparon con esta marca.

El complejo de fitness del Hotel Llao Llao cuenta con 1200m2, posee piscina, club de niños, spa, guardería, gimnasio, sala de aeróbica y de musculación. En tanto, en el Health & Spa del Sheraton Pilar & Convention Center disponen de 2000m2 con dos piletas (una externa y otra climatizada), cancha de tenis, espacio para beach voley, cinco salas de masajes y dos vestuarios confortables.

Aparte poseen una sala de 80m2 para realizar clases de yoga y estiramientos, entre otras disciplinas. También cuentan con un área de musculación de 140m2. “Tenemos abierto el gimnasio los 365 días del año de 7 a 22 horas. En Estados Unidos, por reglamento, se debe abrir las 24 horas”, comenta Marcelo Cristóbal, supervisor del Health & Spa del Sheraton Pilar. Horarios similares manejan los otros dos hoteles mencionados.
Cantidad por calidad
En muchos casos, a fin de preservar ese vínculo tan estrecho con los clientes y mantener el nivel del servicio, estos gimnasios ‘sacrifican’ cantidad por calidad. “La admisión de membresías es limitada, a diferencia de un gimnasio convencional que busca ser más masivo. Y los huéspedes, como cortesía del hotel, tienen la posibilidad de acceder al health club sin cargo”, explica Gareri, con referencia a lo que ocurre en el Hilton.
En otros hoteles se le cobra al huésped una tarifa diaria cercana a los $25. Pero esto depende del paquete contratado al hotel, ya que muchas veces éste incluye el servicio de gimnasio. En cuanto a los precios para el público en general, estos gimnasios se manejan con membresías limitadas y anuales cuyo costo mensual ronda los $450.
Por esta razón, el nicho al cual se circunscriben es muy acotado. “Son hombres y mujeres de negocios mayores de 35 años, que ocupan altos cargos corporativos o son dueños de medianas empresas. Privilegian la atención personalizada y la exclusividad que se les brinda en nuestro health club”, resume Gareri.

En el Sheraton de Pilar, según Cristóbal, el perfil del cliente es parecido. “Son empresarios de unos 50 años promedio, con problemas de estrés y de síndrome metabólico, que demandan atención y conocimiento de parte del staff. En nuestro caso, 70 por ciento de las personas que concurre al gimnasio es ajeno al hotel”, dice.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>