Noticias

El gimnasio Saturn Fitness & Wellness abrió sus puertas en Boedo

Fabián Lavalle es farmacéutico y bioquímico de profesión. Hace más de 15 años conduce una empresa de suplementación dietaria y tiene una larga vinculación con los deportes, como judoca y como fisicoculturista. Durante años tuvo en mente la idea de montar su gimnasio, pero el sueño se hizo realidad hace apenas tres meses.

En septiembre pasado, Lavalle abrió las puertas de Saturn Fitness & Wellness, en el barrio porteño de Boedo. El gimnasio tiene una superficie de 600 m2, distribuidos en dos plantas. Además de salas de musculación y de clases grupales, cuenta con una de indoor cycling, gabinete médico, bar, camas solares, y en breve un sauna.

Según Lavalle, “el proyecto empezó a tomar cuerpo con la devaluación, por la incertidumbre de lo que podía llegar a pasar con los suplementos dietarios, que eran importados. El dólar se había disparado y desconocíamos a cuánto iba a llegar, con lo cual no sabíamos si el negocio seguiría siendo viable comercialmente”.

En plena crisis de la economía, Lavalle compró el edificio donde había funcionado por años la tradicional panadería y confitería el Cisne y comenzó la construcción del gimnasio hacia mediados de 2002. “El lugar estaba abandonado. Fue una oportunidad inmobiliaria y tenía los fondos para hacer la operación”, reconoce.

“Pero además consideré que la zona tenía potencial porque no había propuestas similares a lo que yo tenía en mente”, relata. Sin embargo, Lavalle reconoce que debería haber realizado un estudio más exhaustivo del lugar antes de emprender el proyecto: “El análisis de la zona fue hecho muy por arriba, con mucha intuición”.

Sin embargo, lo más difícil vino después, al momento de la construcción. “Cuando se emprende algo nuevo, sin conocimientos mínimos, uno queda a merced de lo que dicen los profesionales que se contratan y sólo te queda confiar”. Hoy, cuatro más tarde, Lavalle siente que si tuviera que empezar de nuevo, le resultaría más fácil y haría varias cosas de manera distinta.

¿Por ejemplo? “Buscaría más opciones antes de quedarme con un constructor. Y en lo que respecta a proveedores de equipamiento, prevería con mucho tiempo los pedidos, porque sino se termina corriendo con los plazos de entrega y se retrasa todo, con los inconvenientes que eso genera”, explica.

Pero en definitiva el balance de los primeros tres meses, para Lavalle, es “muy bueno”. El gimnasio abrió el 13 de septiembre ya con 120 socios inscriptos tras una preventa de apenas una semana de duración. Hoy tiene más de 250 clientes, que en su mayoría contrataron planes anuales. “Los socios están contentos y nosotros seguimos creciendo, así que esperamos consolidarnos el año que viene”, concluye.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>