Noticias

El ejercicio físico protege contra el Alzheimer

Una investigación demuestra que el ejercicio físico produce una hormona que puede mejorar la memoria y proteger contra el Alzheimer.  El estudio fue dirigido por Ottavio Arancio, investigador del Colegio de Médicos y Cirujanos de Vagelos de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, y del Instituto Taub para la Investigación sobre la enfermedad de Alzheimer y el cerebro envejecido.

Hace unos años, los investigadores que estudian el ejercicio descubrieron una hormona llamada irisina que se libera en la sangre durante la actividad física. Los estudios iniciales sugirieron que ésta jugaba un papel principal en el metabolismo energético. Pero una investigación más reciente descubrió que la hormona también puede promover el crecimiento neuronal en el hipocampo del cerebro, una región crítica para el aprendizaje y la memoria.

“Esto planteó la posibilidad de que la irisina pueda ayudar a explicar por qué la actividad física mejora la memoria y parece desempeñar un papel protector en trastornos cerebrales como el Alzheimer”, explica Arancio en un comunicado.

En el nuevo estudio, Arancio y sus colegas de la Universidad Federal de Río de Janeiro, en Brasil, y la Universidad de Queens, en Canadá, buscaron un vínculo entre la irisina y el Alzheimer en las personas. Usando muestras de tejido de bancos cerebrales, encontraron que la irisina está presente en el hipocampo humano y que los niveles de la hormona se reducían en personas con Alzheimer.

 Juntos, los hallazgos sugieren que la irisina podría ser explotada para encontrar una nueva terapia para prevenir o tratar la demencia en humanos, según explica el académico. Su equipo ahora está buscando compuestos farmacéuticos que puedan aumentar los niveles cerebrales de la hormona o que puedan imitar su acción.

“Mientras tanto, sin duda alentaría a todos a hacer ejercicio para promover la función cerebral y la salud en general”, apunta el especialista. “Pero eso no es posible para muchas personas, especialmente aquellas con afecciones relacionadas con la edad, como enfermedades cardíacas, artritis o demencia. Para esas personas, existe una necesidad particular de medicamentos que puedan imitar los efectos de la irisina, proteger las sinapsis y prevenir el deterioro cognitivo”.

Fuente: tendencias21.net



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>