Noticias

Consejos para cuidar los equipamientos de musculación y prolongar su vida útil

Equipar un gimnasio requiere de una importante inversión de dinero. En tal sentido, resulta fundamental realizar regularmente un mantenimiento preventivo de los equipos de fuerza para prolongar su vida útil.

Limpieza: Usar un paño seco y, si es necesario, el lado liso de una esponja (evitar las de acero, abrasivos en polvo o pasta, y/o sustancias corrosivas que puedan rayar las partes) o un paño húmedo con detergente neutro disuelto en agua en la proporción de 20 por ciento de detergente y 80 por ciento de agua (no utilizar alcohol o productos concentrados a base de cloro o solventes). Luego de la limpieza, secar totalmente la estructura.

En el caso de los gimnasios que están pegados a la orilla del mar, se aconseja el pulido de las partes pintadas y cromadas con pasta automotriz fina.

Lubricación: Utilizar lubricantes del tipo WD40, o análogos, en spray o líquido. Es importantísimo no usar grasa, vaselina o análogos. Antes de realizar tal tarea, limpiar las partes para quitar el aceite y la suciedad acumulada, evitando la formación de costras.

Seguridad: Tarea importante para evitar accidentes y no comprometer el perfecto funcionamiento del equipo. Para lograrlo, los fabricantes piden la verificación y reajuste de los componentes de fijación tales como tornillos y anillos elásticos, entre otros.

Comprobar también los cables y correas de tracción en cuanto a inicio de rompimiento, los ejes, cojinetes y partes móviles, los pines y resortes de los puntos de regulación de asientos, apoyos y la fijación de los mismos. Además, evaluar el estado de los componentes tales como argollas, sistemas de ajuste de cables (tensores) y anillos.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>