Noticias

Bus Bike, el gimnasio itinerante

A medida que la oferta crece y el mercado se torna más competitivo, es cada vez más necesario agudizar el ingenio para crear propuestas que logren con relativa facilidad diferenciarse del resto. Caso contrario, el riesgo de pasar desapercibido y formar parte del montón es muy alto.
Marcos Alves, un profesor de indoor cycling de Río de Janeiro (Brasil), tenía esta realidad muy en claro cuando hace tres años comenzó a pensar en la posibilidad de montar una sala de ciclismo estacionario totalmente distinta a las ya existentes. “Siempre amé esta actividad, pero sentía la necesidad de lograr un estimulo mayor al que tenían las clases comunes”, relata Alves.

Así fue como, con el tiempo, esa inquietud terminó por convertirse en el Bus Bike: un ómnibus panorámico equipado con 16 bicicletas estacionarias, baño, armarios, heladera, aire acondicionado, sistema de luces y sonido. “Tiene todo el confort y seguridad que ofrece una sala de un gimnasio, sumados a la motivación que genera el recibir estímulos visuales diferentes en cada clase”, explica.

De lunes a viernes, se realizan 12 clases diarias de 45 minutos cada una. Los abonados pagan 190 reales al mes (250 pesos) para realizar dos clases semanales o bien 250 reales (330 pesos) por tres clases. El ómnibus sale desde tres puntos diferentes, según los horarios, y el recorrido cambia todos los días para evitar que las personas se aburran. Según Alves tienen ya una lista de espera de seis meses.

El foco del Bus Bike está puesto en la motivación. “Transformamos la clase en una situación real. La persona no necesita cerrar ojos e imaginar que está subiendo o bajando una montaña, sino que de hecho lo está haciendo. Se está moviendo bajo la coordinación de un profesor, regulando su propia intensidad, en un ambiente cómodo, sin calor, ni lluvia, ni peligro de ser atropellado o robado”, explica.

Montar un Bus Bike tiene un costo que oscila entre 450 mil y 650 mil reales (600 mil a 875 mil pesos), dependiendo de si se usa un ómnibus nuevo o no, y de la marca de bicicletas que se instalen dentro. “Nosotros lo entregamos listo para usar, con manuales, consultoría y personal entrenado”, destaca Alves, quien asegura tener algunas franquicias ya vendidas dentro y fuera de Brasil.

El retorno de la inversión está previsto entre los 8 y 24 meses, el royalty oscila entre el 5 y el 8 por ciento, y la empresa no cobra tasa de publicidad. Según Alves “el Bus Bike ya fue patentado en más de 130 países, en los que espera poder comercializar con éxito su franquicia”.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>