Noticias

Buenas ideas con baja inversión para implementar en los gimnasios

Cuando los recursos son escasos y la necesidad de captar nuevos clientes, así como de conservar a los actuales, va en aumento, no queda otra que sacudir las neuronas y exigirlas al máximo de sus posibilidades para darle lugar a la tan mentada creatividad. Por más alocadas e inusuales que parezcan, todas las ideas suman. Déles paso y permítales ser. Luego arremánguese y póngalas en práctica.

Esto fue lo que hicieron los gimnasios que comparten generosamente con usted a continuación algunas ideas, que por económicas y exitosas, son dignas de imitar.

Batidos saludables (Rubén Tavella, Muscle Gym III – Córdoba)
Inauguré en mi gimnasio un “nutriclub” en el que socios y no socios pueden degustar deliciosos batidos de proteínas, te de yerbas y bebidas refrescantes a base de áloe vera líquido, para mejorar la calidad de su alimentación. Los productos me los provee Herbalife, empresa que también me permite armar mi propia red de distribuidores. De este modo, tengo nuevos ingresos y más recursos para invertir en mi empresa.

Calcos para fanáticos (Natalia Ottoviano, Fitness Point)
Para uno de los lanzamientos que se hacen regularmente de Body Systems, diseñamos unas calcomanías para automóvil con el logotipo de Bodypump y se las regalamos a los socios fanáticos de ese sistema. Así logramos que se sientan exclusivos y diferentes del resto por ser parte de un grupo selecto. Hicimos una edición limitada, que no pensamos volver a repetir. Ningún socio la quitó aún de su vehículo. Afianzamos la relación con ellos y con su ayuda publicitamos la actividad sin costo.

Del gimnasio al teatro (Edgardo Azzarita, SMG Sports – Buenos Aires)
Incorporamos la venta de entradas a diversos espectáculos teatrales, al mismo precio que las boleterías tradicionales. Ésta es una forma de agilizarles y facilitarles el acceso al entretenimiento a nuestros socios. El mecanismo es fácil: pueden adquirirlas en la recepción o por medio de un llamado telefónico. Sólo tienen que decirnos qué obra quieren presenciar, que día y función, y luego nosotros les entregamos las entradas. Prontamente vamos a incorporar el servicio de reservas en restaurantes también.

Disfraces que divierten (Hugo Rato, Free Time – Chacabuco)
Tenemos un salón de fitness grupal de 150 m2 y para conmemorar los 14 años de nuestro gimnasio organizamos una clase de Ritmix con disfraces. También hemos dado clases de Bodypump con todo el mundo vistiendo remeras rojas o una clase de Fight Do usando indumentaria negra y binchas. La repercusión fue muy buena pero lo hacemos sólo en ocasiones especiales para que la gente juegue y se divierta. Esto no insume ni un peso de inversión y ayuda a que los socios participen activamente.

Músculos andantes (Pablo Soria, Bio Fitness Club – Tucumán)
Para promocionar mi gimnasio en vía pública recorrí con una camioneta, dotada de un muy buen equipo de música y un par de parlantes, toda la zona céntrica de nuestra ciudad. Además, subimos en la caja a dos chicas muy bonitas con la remera de mi gimnasio y a un muchacho físicoculturista. Hicimos bastante ruido para que todos supieran de nuestra existencia y realmente los resultados fueron buenos.

Eslóganes memorables (Domingo Nicola, Pacha – Venado Tuerto)
Hace más de una década, en una noche de insomnio, se me ocurrieron dos frases con las que hicimos una campaña publicitaria de la que hoy la gente todavía se acuerda. Una fue: “No tenemos un restaurante, pero preparamos los mejores lomos” y la otra: “No somos Pepsi, ni Coca, pero preparamos las mejores colas”. Las dos fueron verdaderamente exitosas. De cualquier manera, por más efectiva que sea una campaña publicitaria, si a los clientes no se les entrega un buen servicio, todo el dinero usado en marketing deja de ser una inversión, para transformarse en un gasto.

Quincho de amigos (Bernardo Frontini, Instituto Frontini – Mar del Plata)
En mi gimnasio montamos un quincho, equipado con vajilla y todo lo necesario para un buen asado. Allí, periódicamente, diferentes grupos de socios se quedan a cenar después de entrenar. Como servicio, dispongo de una señora que se puede ocupar de las compras y de prepararles la comida. Esto hace más unido al grupo y les crea un sentimiento de pertenencia. Siempre se invita a los que no están viniendo al gimnasio, quienes por lo general, después del asado, vuelven a entrenar. Además usualmente se suman amigos y conocidos de los clientes, que a veces terminan siendo nuevos socios.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>