Noticias

Alternativas para incorporar servicios de bronceado artificial en un gimnasio

Brindarles más servicios a los clientes es una de las claves para retenerlos y, a su vez, atraer nuevos socios al gimnasio. Una opción a considerar es la instalación de un solarium o sistema de bronceado artificial. Actualmente, existen diversos métodos pero los más conocidos son la cama solar y la técnica de bronceado sin sol (o “pintado corporal”).
Hay, a grandes rasgos, dos formas de incorporar camas solares a la oferta de servicios de un gimnasio: se pueden comprar máquinas que cuentan con un monedero electrónico que brinda cierta autonomía al manejo del negocio o tercerizar la administración del “sector solarium”.

En el primer caso, un referente es NewSun, que ofrece 8 modelos de camas solares ergonométricas marca Ergoline. “El costo de estos equipos varía entre 10 mil y 26 mil dólares. Pero esa cifra se puede bajar ampliamente si se adquiere una usada, cuyo valor oscila entre los 6.500 y los 50 mil pesos. Se estima que a partir de los 3 meses se recupera la inversión de cada cama”, afirma Hugo Catropa, socio gerente de la empresa.
La segunda opción consiste en “asociarse” con una empresa especializada en solariums como es el caso de Sun Express, en la cual se terceriza el servicio. ¿Cómo trabajan? Esta empresa le instala al gimnasio un Silver Solarium Express. Lo provee de las camas solares, cartelería de la marca, mantenimiento de las máquinas, el software para la administración y el entrenamiento del personal a cargo.

Una vez en funcionamiento, el gimnasio recibirá 20 por ciento de la facturación bruta y no deberá pagar ni mantenimiento de las camas solares, ni el costo de la recepcionista. En cambio, quien decida encarar el negocio en forma independiente, con sus propias máquinas, obtendrá 35 por ciento de rentabilidad, pero deberá absorber los costos del equipamiento (que representan 80% de la inversión total) y su mantenimiento.
Una alternativa diferente es Sol Pleno: un sistema de bronceado que se aplica con un pincel de aire desarrollado con –dice Claudia Halac, directora de la empresa– “una rigurosa selección de componentes naturales derivados de la caña de azúcar, con propiedades humectantes y nutritivas”.

La inversión mínima necesaria para que un gimnasio instale este sistema es de $ 2.500. Esto incluye el costo de un equipo, más las lociones para las aplicaciones y la capacitación de las personas a cargo. El espacio mínimo que se requiere es de 2 x 2 metros y se necesitan 2 personas para operar el sistema.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>