Noticias

8 claves del contacto entre el entrenador personal y su cliente en el gimnasio

Entrenadores personales amigables, en los que los clientes pueden confiar, suelen el común de las veces alcanzar niveles de fidelización óptimos. Sin embargo, los empresarios de gimnasios que los emplean deberían esforzarse al máximo por lograr que estos mantengan una imagen profesional en todo momento frente a los socios.

Los entrenadores personales no necesitan una licencia para trabajar, por lo que no están jurídicamente obligados a seguir las normas de ética profesional que prohíbe contacto íntimo con clientes. Sin embargo, como gerente o dueño de un gimnasio hay cosas que usted puede hacer para asegurarse un entorno profesional de trabajo:

1. Contratar instructores que están certificados por instituciones reconocidas y que tienen políticas relativas a la profesionalidad. Por ejemplo, el Consejo Americano del Ejercicio (ACE) en su código de ética exige a sus profesionales certificados “establecer y mantener claros límites profesionales”.

2. Durante la entrevista de pre-empleo, pregunte a los entrenadores cómo manejan una situación en la que algún cliente por el que sienten atracción los invita a salir. Puede que no exista una respuesta correcta, pero seguramente hay muchas que son erróneas. También es recomendable llamar a un antiguo empleador y preguntarle por qué terminó la relación laboral. De este modo, usted sabrá si ese profesional tiene el hábito de involucrarse románticamente con los clientes.

3. Aplicar y hacer cumplir una sólida política contra el acoso sexual. A menos que la ruptura de una relación amorosa entre un entrenador y un cliente haya sido amistosa y mutuamente acordada, ésta podría desencadenar acusaciones de acoso sexual y consecuentemente litigios. Y si el entrenador o el cliente es el supuesto “acosador”, el gimnasio podría tener responsabilidad por permitir que se produzca el acoso.

4. Antes de fijar una política interna que prohíba a sus entrenadores tener citas amorosas con clientes del gimnasio, averigüe si una disposición de ese tipo es legal en su provincia o estado. Existen lugares con leyes que prohíben específicamente a las empresas impedir a sus empleados relacionarse con sus clientes. Sin embargo, si la empresa puede demostrar que dicha conducta afecta negativamente el desempeño laboral de una persona, esto puede constituir motivo de despido.

5. Informe a sus entrenadores al contratarlos que si se involucran románticamente con un cliente, usted prefiere (o exige) que ese cliente cambie de entrenador. Esto es más probable que ocurra si sus entrenadores se sienten parte de un equipo y no en una competencia con el resto por generar los mayores ingresos.

6. Establezca y haga cumplir una política estricta respecto a la confidencialidad de la información personal que comparten clientes con entrenadores.

7. Trate a sus entrenadores como profesionales y gran parte de ellos actuará de esa manera. En la mayoría de las demás relaciones profesionales (abogado-cliente o médico-paciente), los profesionales no esperan salir con sus clientes porque existe una relación de poder. Si los entrenadores desean ser respetados como profesionales necesitan adoptar pautas personales que contemplen esto, independientemente de si el gimnasio tiene una política que les prohíbe el vínculo amoroso con clientes.

8. Es esencial tener absoluta claridad sobre este tema a la hora de comunicar la postura del gimnasio. Porque un entrenador sin escrúpulos puede dañar mucho la reputación de su club. No deje dudas en el personal sobre su política de relaciones cliente-entrenador y sobre la importancia de la profesionalidad en todo momento.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>