Expertos

El mercado del fitness ha cambiado: creció, evolucionó, se profesionalizó y abrió nuevos horizontes. ¿Usted, ya lo hizo?

La administración organizada data de las primeras agrupaciones humanas. En las sociedades primitivas, las expediciones de caza eran emprendimientos colectivos precedidos por planificación, división de tareas y logística. Los romanos conquistaron desde Inglaterra al Medio Oriente y esto les demandó la conformación de cargos con responsabilidades y jerarquías para administrar sus colonias.

Muchas ideas y técnicas de la actualidad tienen raíces antiguas y procuran resolver problemas que las organizaciones siempre enfrentaron. A lo largo de las décadas, esas ideas y técnicas evolucionaron, influenciadas por las circunstancias de cada momento histórico. En la actualidad, los gimnasios también están pasando por un período de evolución en la administración de sus operaciones.

Sabemos que, con la globalización, los clientes se tornaron más críticos y selectivos. Además, la competencia es grande e implacable, lo cual pone en evidencia la importancia del profesionalismo administrativo. Sin embargo, vemos a diario como muchos gimnasios con gran potencial de mercado cierran sus puertas a causa de la desorganización administrativa de la que son presas.

Son pocos los gerentes que asumen sus errores y muchos los que prefieren culpar a sus equipos. Se olvidan que quien comanda y organiza la empresa son ellos mismos. Ocurre que a medida que el mercado madura, es más importante trabajar organizados en cada proceso que atraviesa el gimnasio. Se acabó la época en que el profesor o el empleado actuaban como mejor les parecía.

Para no perder clientes ni el control sobre la empresa, hoy es necesario sistematizar las operaciones, haciéndolas cada vez más objetivas y disminuyendo la subjetividad. Vivimos en la era de la perfección y cada error puede significar pérdidas irreversibles para su negocio. No podemos equivocarnos porque, en caso de hacerlo, le estamos dando ventaja a la competencia.

¿Cómo lograrlo?
Haga un entrenamiento y establezca una rutina para todos los sectores: desde el personal de mantenimiento hasta los profesores. Todos los días, al llegar al gimnasio, su equipo tendrá un programa organizado de trabajo, con una función específica a cumplir, y usted podrá evaluar a cada empleado de manera simple y profesional, a partir de sus resultados en el día a día.

Organícese. Comience consigo mismo especificando sus tareas. Fracciónelas y parta de una planificación macro a una micro, de tareas anuales a las semestrales, las mensuales, las semanales y por último a las diarias. Luego verifique cuánto tiempo emplea para realizar cada operación y qué días les dedica.

Después piense en todas las áreas del gimnasio, prevea cuáles son las responsabilidades y cómo serán realizadas las tareas. Terminada esta etapa, tendrá una empresa sectorizada. Entonces, comience con el análisis de cada paso en un sector en particular y determine cuál es la mejor manera de ejecutarlo. Haga un listado de cada área con sus respectivas operaciones, para luego controlar.

Organice el tiempo. Después de sectorizar y organizar, es hora de potenciar sus tareas. En cada área, calcule el tiempo gastado por operación. Con esto podrá cumplir sus obligaciones en cada jornada de trabajo optimizada y también abrirá espacios en su día para generar negocios y aprovechar oportunidades, sin dejar la productividad de lado.

Cleyton Carregari es consultor de gimnasios.

Texto publicado en la edición Nro.13 de la revista Mercado Fitness - Año 2005 - Noviembre/Diciembre  



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>