Expertos

El empresario del fitness debe entender que sin prolijidad administrativa, capacitación de sus recursos humanos, propuestas con valor agregado, personalización en el trato al cliente y renovación tecnológica y conceptual, competir se le hará cada vez más difícil.

Normalmente, entrado ya el año, en marzo/abril, las empresas suelen iniciar su proceso de validación de estrategias y tácticas planeadas al cierre del año anterior. A esto se le suma la verificación de las proyecciones para el resto del año.

Si la Argentina fuera un país “típico” (sea “típicamente desarrollado”, “típicamente subdesarrollado” o “típicamente de izquierda”), formular este tipo de lecturas sería sumamente sencillo, pues bastaría con una buena observación de indicadores, “pasarlos” luego por el tamiz macro, aplicar un poco de sentido común, ponderar los eventuales desvíos y salir a hacer predicciones.

Pero resulta que vivimos en un país “atípico”, o, si se quiere, impredecible, por lo que lejos de aventurarnos o “dibujar” sin bases sólidas, preferimos dar una lectura que sirva a los pequeños y medianos empresarios, en general. Aquí, algunas claves al respecto para los empresarios de gimnasios:

1. El primer semestre del año está mostrando la lucha del Gobierno, sector por sector, para contener los aumentos de precios. No obstante, cierta inflación puede desbordar las previsiones “optimistas” realizadas, especialmente en aquellas áreas donde el proceso de formación de precios sea mono u oligopólico, por un lado, o donde el control resulte más difícil o la capacidad de compra mejor dispuesta, como ocurre en el sector del fitness, salud y estética.

2. El segundo semestre del año aparece hoy como mucho más difuso, y en buena parte, dependerá del flujo de dinero que el Gobierno inyecte en el mercado (vía emisión monetaria) o de la política de gasto público impulsada por Nación y provincias. Como se ve, los factores que pueden marcar el panorama macro de la segunda mitad de 2006 tienen que ver más con acciones de política económica que con comportamientos micro (los realizados por los empresarios).

Esto se debe a que todavía existe una demanda postergada (compras de bienes y servicios aún no realizadas, luego de la crisis de 2001), y una inercia importante en la disposición al gasto, por parte de los consumidores, como resultado de la fiebre de compra desatada desde 2004.

3. A nivel sectorial, seguirán creciendo las cadenas de negocios (vía licencias, franquicias, grupos de inversión y apertura de nuevos puntos de operación por los grandes jugadores) con lo que los micro y pequeños empresarios deberán agudizar su imaginación, para competir contra los más grandes. Aquí, los “remedios” más recomendables son las alianzas estratégicas, las ventas cruzadas y los programas de fidelidad compartidos.

4. El proceso de maduración empresaria debe continuar, y a tal fin, serán cada vez más visibles las diferencias entre “voluntarismo” (empresarios que gerencian a partir de métodos caseros, basados en intuición e improvisación) y los profesionales (con dos grandes áreas: creatividad y administración). Hoy, como nunca, la diferencia comienza a marcarse con claridad, y solemos ver buenas ideas naufragar por malas administraciones, y buenas administraciones conducir a fracasos resonantes por falta de creatividad.

5. El sector del fitness sigue mostrando un fuerte crecimiento, particularmente motorizado por la gran cantidad de centros de servicios “integrales”, que conjugan estética, belleza, nutrición y actividad física, en sus distintas manifestaciones, desde los gimnasios tradicionales, hasta los nuevos formatos de gimnasia “express”, J. Pilates y aparatos más complejos. Lo cual demanda, en algunos casos, mayores inversiones, incorporación de mejor tecnología, o adecuación de la propuesta a lo que el mercado “exige”.

6. Como nunca, se acentúan los requerimientos de competitividad, que imponen estar muy atentos al cliente, muy informados de las nuevas tendencias y con una actividad constante de relaciones públicas como complemento de promociones y nuevas propuestas.

A lo largo del año, tendremos oportunidad de explorar a fondo en cada alternativa a disposición de las PyMEs, ver cómo juega la elegida en función del contexto en que nos toca actuar y, por supuesto, hacer las validaciones y correcciones tácticas que sean necesarias, porque, en definitiva, en Argentina cualquier plan requiere, al menos, una revisión trimestral.

Es que, como decimos siempre, nadie nos prometió un jardín de rosas, y el “combo argentino” nos da la posibilidad de despertarnos cada día sin saber si al siguiente seremos ricos o pobres.-

Jorge Bliman es director General de Franchising Advisors y Presidente de la Unión Argentina de Franquicias (U.A.F.)/ bliman@franquiciaweb.com

Texto publicado en la edición Nro.15 de la revista Mercado Fitness – Año 2006 – Marzo / Abril



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>