Expertos

Desarrollar construcciones sustentables es una tendencia que crece en el mundo incluso dentro de la industria del fitness. El uso eficiente del agua y la energía eléctrica, el reciclado de basura y el empleo de materiales biodegradables son algunas de las características de los nuevos gimnasios “verdes”. 

En la actualidad, cuidar el medio ambiente y trabajar para un mundo mejor son principios que mueven a diversos segmentos de la población.

En este contexto, el mercado del fitness, ligado básicamente al bienestar, no puede quedar afuera de esta tendencia cuyos lineamientos son: reciclar, reutilizar y enseñar.

De hecho, cualquier proyecto de arquitectura de un gimnasio puede llevarse a adelante contemplando esos tres aspectos. En relación a ello separé algunos puntos importantes para compartir en este artículo.

Implantación inteligente
Un proyecto sustentable comienza con la elección del local. Es necesaria una ubicación que tenga facilidades de transporte público y que posibilite el uso de bicicletas, ya que éstas son más amigables con el medio ambiente, de manera de incentivar a los empleados y, por qué no, a los usuarios a dejar el auto en casa.

La implantación del predio es otro ítem de importancia. El proyecto debe prever un área verde para drenaje del suelo en días de lluvia. Siempre que sea posible se deben evitar grandes movimientos de tierra que agredan el perfil natural del terreno y, consecuentemente, el flujo de agua pluvial en la ciudad como un todo.

Las ventanas deben ser amplias para así aprovechar la luz natural del día, pero evitando la incidencia directa del sol en el verano. Las aberturas, en invierto, deben quedar bien cerradas para no enfriar el ambiente y ayudar a la calefacción, y en verano deben poder abrirse para aprovechar el viento y ayudar al enfriamiento.

Cuanto menos se dependa de sistemas mecánicos de aire acondicionado y calefacción, más se contribuye con el medio ambiente. El uso de techos abiertos también ayuda a equilibrar la temperatura interna del gimnasio.

Aprovechamiento del agua
En un gimnasio sustentable, el agua de lluvia debe ser captada a través de canaletas y colectores y, después de pasar por un filtro simple, ser usada para limpieza, riego de plantas y también para la descarga de sanitarios. Es una medida simple que genera un ahorro significativo en el consumo.

Un sistema un poco más complejo, pero perfectamente posible de implantar, es la reutilización del agua del baño y de los grifos para los sanitarios. En ese caso, el agua debe pasar por un sistema con cinco niveles de filtrado antes de ser reaprovechada.

Es factible realizar también algunas acciones simples que resultan bastante eficientes para economizar agua tales como: colocar grifos con cierre automático y el uso de “aeradores” en las duchas (pieza que se coloca en la entrada de agua de la ducha y que permite una mejor distribución utilizando menor caudal de agua). Eso puede ser aplicable incluso en gimnasios que ya están funcionando, porque no se requiere de ninguna obra.

Energía eléctrica
El uso de la energía eléctrica es otro tema que tiene que ser planificado con cuidado. Parte de la energía consumida en el gimnasio puede provenir de paneles solares, los cuales a pesar de tener un costo de implementación mayor que el calentamiento eléctrico o a gas, demandan poquísima manutención y significan un ahorro permanente. Por ende, será mejor cuanto mayor sea el área de techado disponible para la colocación de los paneles, siempre en la orientación de mayor incidencia solar.

Asimismo, existen otras maneras para economizar energía eléctrica, por ejemplo, colocando artefactos de iluminación y lámparas de bajo consumo, aunque hay que respetar siempre la cantidad de luz necesaria para cada práctica de actividad física y contar con varios circuitos que permitan el encendido de pocas lámparas cada vez. Además se recomienda el uso de censores de presencia en ambientes de menor utilización como lavatorios, áreas de circulación y salas administrativas; y también es aconsejable pintar la mayoría de las paredes con colores claros.

Materiales
La elección de los materiales en un proyecto de gimnasio ecológico debe ser hecha luego de mucha investigación y con cuidado. Siempre que sea posible, los materiales de finalización deben ser de origen reciclado o reciclable. Es importante investigar la procedencia de cada material y dar preferencia a los biodegradables, a los provenientes de demoliciones o a los certificados (especialmente en el caso de la madera, que debe ser de bosques de reforestación).

Los desechos
Ya en la concepción de un proyecto ecológico se precisa pensar en modulaciones de estructura y paginación de materiales que eviten el desperdicio en la obra y generen menos escombros. En el día a día del gimnasio es muy fácil llevar adelante la recolección selectiva de desechos. En este caso, los socios pueden participar del proceso, hasta trayendo basura reciclable de sus hogares.

Entonces, ¿va a seguir usted esta tendencia?
Los clientes son la base de todo. Al final de cuentas se está tratando la salud de ellos y del planeta. Comunique a los miembros todos los puntos ecológicamente correctos del gimnasio. Eso genera un marketing espontáneo y consecuentemente ventas y fidelización.

Las construcciones sustentables ya son una realidad en diversos sectores y están llegando al mundo del fitness con toda la fuerza, ya que más allá de alinear a nuestro mercado con la modernidad, generan una economía significativa en las cuentas de agua y de luz, así como una imagen positiva del emprendimiento.

Patricia Tótaro es Arquitecta especializada en el desarrollo de gimnasios y clubes. patricia@patriciatotaro.com.br

Texto publicado en la edición Nro. 27 de la revista Mercado Fitness – Año 2008 – Marzo / Abril



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>