Expertos

¿Sólo te reúnes con tu equipo para darle órdenes? ¿A algunos colaboradores no los ves más que en día de pago? Inmersos en el fragor cotidiano, a veces nos olvidamos de mirar dentro, a nuestros chicos, y darles el liderazgo que necesitan para sentirse apoyados y dirigidos hacia la consecución de objetivos.

Entre números, tablas de Excel y estrategias de marketing, muchos gerentes nos perdemos en la oficina, en reuniones y en llamadas telefónicas. Nos ha pasado a todos y más aún de un tiempo a esta parte, que cada día es una pugna titánica por alcanzar los objetivos. Es normal, pero no podemos perdernos en esa vorágine y olvidarnos de motivar a nuestro equipo.

Y no, la reunión semanal o mensual que tienes con el equipo no es suficiente. Tu gimnasio es tu personal. Si tu gimnasio es la cara, ellos son el alma y ya sabemos que la cara es el espejo del alma: son los que convierten tu gimnasio en mucho más que cuatro máquinas y unos vestuarios. No puedes olvidarte nunca de eso. Eres el líder de un equipo que debe luchar unido a tu lado, no puedes desaparecer.

El fitness es un sector con trabajadores jóvenes, entusiastas, vibrantes, algunos con espíritu de artista, etc. Es apasionante trabajar con personas así, te llenan de energía a diario, aunque también haya veces que tengas que contar hasta 20… Pero tanta energía, si no está canalizada, es altamente peligrosa. Como decía el famoso anuncio y mi mentor, que me lo recuerda a menudo: la potencia sin control no sirve de nada.  

Nosotros, los gerentes, los directores, los jefes de área, etc., somos el control, somos el timón que convierte a unos jóvenes apasionados en un equipo profesional que persigue un objetivo empresarial. Y para esto, debemos dedicarle tiempo a nuestra gente, no hay otra manera.

El salario emocional
El salario emocional no tiene nada que ver con el dinero. Tiene que ver con la calidad de vida en el trabajo, con el trato humano, con generar bienestar y confianza en tus empleados.  No sólo es una manera mucho mejor de trabajar para todos, incluido tú, sino que además conduce a una mejora de la productividad. La autonomía, el reconocimiento, la formación, los vínculos emocionales son mucho más poderosos que el dinero para captar y retener el talento.

Todos necesitamos sentirnos valorados en nuestro trabajo, saber que no pasamos desapercibidos, y que la empresa a través del jefe se da cuenta del esfuerzo que estamos haciendo. Da paseos por el gimnasio y míralos trabajar. Quédate unos minutos a ver cómo uno imparte una clase, cómo otro atiende a los socios, cómo los de limpieza se estiran hasta el rincón. Y felicítalos, déjales saber que lo que están haciendo tiene mucho valor para nosotros y que estamos orgullosos de sus resultados. Ayúdalos a sentirse motivados.

Pero no es sólo reconocimiento. Debes conocerlos, interesarte por sus vidas y preocuparte por ellas. Debes saber cuando alguien tiene a un familiar cercano enfermo, cuando alguien pasa por dificultades económicas, cuando está feliz porque ha comprado su casa… porque ellos te lo cuenten. Párate a charlar con tu gente. A todos nos gusta que se preocupen por nosotros, no tengas reparos en preguntarles como están, si necesitan algo. Eso también es salario emocional.

En definitiva, se trata de convertir el espacio de trabajo en un lugar cálido y humano; los trabajadores, en un equipo; el jefe, en un líder. Toma las riendas de tu equipo y haz que te aprecien y que sientan orgullo de pertenecer a la empresa. Si tú te preocupas por ellos, ellos se preocuparán por ti.  

En momentos como el actual, en el que necesitamos a todo el mundo remando en una dirección con fuerza extraordinaria, encontrarás esta fuerza en un equipo vinculado con la empresa, a la que le devolverán todo el aprecio que ésta les ha demostrado.

Sergio Serrano González es director de Brandominus, agencia de publicidad y marketing online especializada en sector fitness. Consultor de instalaciones deportivas en comunicación y marketing. sergio.serrano@brandominus.com

Texto publicado en la edición Nro. 53 de la revista Mercado Fitness – Año 2012 – Julio / Agosto



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>