Expertos

El tipo y nivel de formación con que cuentan los entrenadores personales son puntos cruciales a la hora de elegirlos para formar parte de su equipo. Pero también es fundamental controlar su desempeño para medir su efectividad y garantizar calidad en sus servicios dentro del gimnasio. 

En estos últimos años, en el mercado ha crecido la oferta de capacitación en entrenamiento personalizado. Incluso existen hoy varios organismos internacionales que brindan certificaciones en este campo. Sin embargo, la mayoría de los gimnasios no sabe aún controlar a quienes brindan este tipo de servicio.

Por eso considero importante esclarecer una serie de mecanismos que sirven para supervisar el desempeño de los entrenadores personales a fin de mejorar la calidad de su servicio y, por consiguiente, aumentar los ingresos de la empresa.

Primero responda: ¿Quién está a cargo de este servicio? Como primero paso, usted deberá designar un coordinador específico para el sector. Esta elección es primordial: se deben privilegiar los antecedentes académicos y laborales de la persona. Quien ocupe este cargo lo hará en mejores en condiciones si cuenta con la experiencia de haber trabajado como entrenador personal.      

Funciones y responsabilidades
1. Controlar inasistencias. El número de ausencias no justificadas influye notablemente en el nivel de prestación del servicio. Atenta contra la concientización del cliente respecto de la importancia actividad física, afectando su nivel de motivación y su permanencia en el gimnasio. El coordinador deberá establecer normas y controlar que se cumplan, así como fijar límites en el tiempo espera y mecanismos para recuperar las horas perdidas.

2. Indumentaria. Los profesores de su staff personalizado deben vestir indumentaria específica que identifique su condición de entrenadores personales. Esto ayudará a que sean reconocidos rápidamente por todos los socios del gimnasio y además les brinda una sensación de pertenencia y status.

3. Informatizar el servicio. Mediante un software se podrá conocer de manera detallada el desempeño de cada entrenador en variables como: monto de facturación, tiempo de permanencia de los miembros en el servicio, motivos de abandono del mismo, frecuencia semanal que el cliente entrena supervisado, personas recomendadas a través de dichos usuarios, etc.

4. Establecer un mecanismo interno de recuperación de sesiones perdidas, con el mismo o con otro instructor personal. Ponga el foco en el servicio y no en el profesional que lo brinda. Porque si usted depende de la imagen de un profesor, cuando éste se vaya, correrá el riesgo de que se lleve a sus clientes.

5. Compromiso. Firmar con el entrenador un acuerdo que especifique de manera clara sus derechos y responsabilidades así como las del cliente. Esto evita que el profesional imponga reglas o metodologías de trabajo que no concuerdan con la filosofía de su gimnasio.

6. Encuestar telefónica y/o personalmente a los usuarios del servicio, siempre después de tomar su primera clase. Recuerde que, por lo general, la primera impresión suele influir en toda relación personal-laboral. Cada seis meses hacer otro tipo de relevamiento sobre la calidad del servicio.

7. Evaluar que los profesores se mantengan actualizados en el aspecto técnico y en una muy buena condición física. Hacer testeos semestrales y/o anuales.

8. Mediar o interceder en los conflictos o discusiones que se susciten entre profesores y/o usuarios. En este tipo de situaciones, el coordinador deberá actuar con cortesía y profesionalismo para encontrar una solución y ponerles fin.

9. Pensar métodos para controlar situaciones sospechosas. Por ejemplo, en el caso de tener dudas sobre el desempeño de un profesor, rotar el horario de clases por algunas semanas con otro integrante del servicio, para ver si de esta forma quedan en evidencia ciertas irregularidades.

10. Facilitar. Recuerde: supervisar no significa entorpecer o impedir la acción de sus profesores. Evite sembrar dificultades donde no las hay.

Ventajas del plan de acción
Estas acciones le permitirán supervisar el servicio y corregir las falencias que éste pueda tener. También lo ayudarán en la toma de decisiones sobre: aumento de honorarios, posibilidades de ascensos, incentivos, quita de horas de trabajo (clases), posibles desvinculaciones, etc.

Liderar para controlar
Características deseables en cualquier empleado tales como transparencia, dedicación, espíritu de superación y proactividad, deben primero ser reflejadas por el “referente” del sector, o sea -en este caso- el coordinador de entrenadores personales. Esto le ayudará a él mismo a crear una identificación con su personal y a generar lealtad hacia su persona. Él debe ser el espejo de lo que se pretende en sus seguidores.

Martín Rodríguez es entrenador personal / mrtrainermaster@yahoo.com.ar

Texto publicado en la edición Nro. 28 de la revista Mercado Fitness – Año 2008 – Mayo / Junio



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>