Expertos

Tradicionalmente la industria de clubes y gimnasios se ha caracterizado por ser altamente vocacional. Pero altamente vocacional por la actividad física y no tan vocacional por la voluntad o el deseo de llegar a ser un empresario o un emprendedor.

Esta vocación por la actividad física, que se ha presentado frecuentemente como un gran mérito y/o activo de los operadores de la industria deportiva y de fitness, no lo es tanto cuando de lo que se trata es de prestar un servicio a los demás.

Un destacado profesional y empresario de la industria española comentaba hace no mucho que algunos operadores ganarían más dinero cerrando su centro y alquilando el local a terceras empresas para realicen cualquier otra actividad empresarial. La renta que obtendrían sería mucho mayor que los beneficios de explotación del centro deportivo.

Importante desafío
Es incuestionable que hemos asistido a un más que notable incremento, por parte de la población, en el conocimiento de la actividad física así como de los beneficios que ésta reporta al ser humano.

Ahora bien, nos encontramos todavía con un importante desafío. Aquel al que aludía Rod K. Dishman -profesor en la Universidad de Georgia- al decir: “Nuestro problema no es el conocimiento de la actividad física; sino que no sabemos qué hacer para que la gente haga deporte con regularidad”.

Más recientemente, el presidente ejecutivo de IHRSA, John McCarthy, aludió también a este reto al señalar: “Si el equivalente al Premio Nobel fuera alguna vez concedido a alguien en nuestra industria, irá no a aquella persona que probara, sin ninguna sombra de duda, que el ejercicio es crucial para la salud, sino a la persona que averiguara cómo inyectar el mayor placer y entretenimiento en la experiencia de llegar a estar en forma”.

Desde mi punto de vista, este desafío no se resuelve sino con una Gestión Deportiva más avanzada. Lo lejos que estamos todavía de ofrecer respuestas al mismo no hace sino revelar el acusado déficit de esta industria en lo que respecta a un know-how empresarial de mayor calidad.

Nadie debiera ya pensar que las cosas suceden porque sí. Las cosas ocurren gracias a la presencia de alguien que hace que las cosas sucedan. Y ése alguien, esa mano visible del mercado, es la figura del gerente dotado de conocimiento, profesionalidad y experiencia.

La expresión “mano visible” fue acuñada por uno de los eminentes historiadores de la empresa, Alfred Chandler Jr., quien la propuso como opuesta a aquella otra de la mano invisible del mercado. Lamentablemente todavía hoy en nuestra industria, son muchos los que siguen pensando en términos de mano invisible.

Carlos Campos es Director Sport Management Consulting – Profesor Dirección y Marketing Deportivo Universidad Extremadura – Autor Libro Dirección y Marketing de Servicios Deportivos / ccampos@unex.es

Texto publicado en la edición Nro. 9 de la revista Mercado Fitness – Año 2005 – Marzo / Abril



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>