Expertos

¿Qué hacer cuando una clase tiene lista de espera? ¿Es conveniente agregar otra? ¿Se justifica el gasto? Y si no lo hago, ¿puedo perder clientes? Tres operadores de gimnasios de los Estados Unidos brindan recomendaciones ante una consulta sobre cómo balancear los costos con la programación de las clases.

Consulta: “Nuestros miembros acuden en cantidad a las clases de bicicleta fija, tanto que hemos asignado una sala más grande con más de 30 bicicletas, y aún así en cada clase hay al menos 10 personas en lista de espera. En el balance de costos versus programación de clases estamos atascados. ¿Se debería  añadir otra clase con el riesgo de que decaiga la asistencia en algún momento y tener que pagarles a dos profesores en lugar de uno?”

- Respuesta 1: Scott Lewandowski, de Fitness Formula Corporate.

La experiencia del usuario es lo más importante, y ése debe ser el factor a considerar en la decisión final sobre si se agrega o no una clase. Hay 10 miembros que no pueden participar de una actividad y eventualmente podrían dejar el gimnasio. Recuerde, cuesta más dinero sumar un nuevo miembro que retener a uno actual.

Si no puede añadir más bicicletas en el salón, yo agregaría clases. Los socios que participan en actividades grupales construyen lazos fuertes con sus empleados y con los otros miembros de la clase. Estas relaciones no tienen precio y elevan los niveles de retención.

¿Consideró un calendario de clases grupales según la temporada? Al cambiar la programación trimestralmente, junto con las estaciones, puede eliminar las clases adicionales si los números de participación de miembros comienzan a bajar.

¿Hace un seguimiento de los costos por asistente de cada clase? Conocer ese monto le permitirá identificar los puntos débiles en su grilla de actividades y ayudará a ajustar o a reducir sus ofertas de clases para maximizar el retorno sobre la inversión de sus programas grupales.

- Respuesta 2: Thomas Kulp, de Universal Athletic Club.

Definitivamente debe añadir otra clase, ya sea antes o después de la actual. Puede encuestar a las personas en lista de espera para establecer qué horario es el más conveniente. Esto también ayudará a crear una sensación de que usted, como operador del club, escucha y responde las necesidades de los miembros.

El costo del instructor es pequeño en comparación con los ingresos adicionales que se obtendrán si mantiene a sus miembros comprometidos y satisfechos.

El número de asistentes probablemente disminuirá durante un tiempo en la clase principal, pero los miembros actuales estarán abiertos a invitar a más gente. En mi experiencia, si usted tiene 30 socios como máximo en la clase actual, muy pronto tendrá entre 40 y 50 entre las dos clases. Y si eso sucede, entonces todos estaremos satisfechos con esas 10 personas en la clase, y usted se las habrá arreglado para indagar qué tipo de clase agregar y en qué horario.  

- Respuesta 3: Anne Whiteside, de Yakima Athletic Club & YAC Fitness.

Sugiero añadir otra clase y anunciar que se evaluará su continuidad en seis semanas. Si la asistencia es bastante alta, se mantendrá. Si no lo es, entonces puede cancelar la clase y no verse obligado a pagar a otro instructor por la baja asistencia. Asegúrese de que el instructor esté al tanto de que se trata de una clase de prueba.

Texto publicado en la edición Nro. 39 de la revista Mercado Fitness – Año 2010 – Marzo / Abril



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>