Expertos

Mirar siempre hacia el frente y hacia arriba, en lugar de hacerlo hacia abajo o hacia el ombligo; con visión de futuro, en perspectiva; sin un pensamiento enfocado en los beneficios financieros y materiales del negocio, pues el dinero con seguridad vendrá como consecuencia de un trabajo serio, competente y honesto. Esta actitud es actualmente condición sine qua non para el nacimiento de un gimnasio exitoso.

La principal fuerza propulsora y motivacional debe ser la alegría por la realización; el foco debe estar puesto en promover la economía del país, beneficiar a la comunidad y al comercio en torno al gimnasio, proporcionar oportunidades de trabajo y mejorar los índices de empleo. Todos son aspectos fundamentales para que la puerta del éxito se mantenga abierta.

Ser, siempre que sea posible, el primero en lanzar innovaciones al mercado, también es de suma importancia, ya que genera ventajas competitivas: un automóvil en movimiento delante de otros en una calle de tierra levanta mucho polvo, pero es el único que no se ensucia.

El nuevo modelo de comportamiento requiere, prioritariamente, una buena gestión del conocimiento, de la creatividad y de las ideas. Planear estrategias es hoy en día fundamental hasta para los gimnasios de pequeño porte; crear sinergias entre los diferentes sectores del club; elaborar un eficaz sistema interno de información; tener una visión global de la empresa; y decidir con claridad y velocidad.

Asimismo es importante implantar un sistema de marketing a costo cero a través del intercambio de productos y servicios; realizar convenios con instituciones localizadas cerca del gimnasio, como por ejemplo centros comerciales, clubes sociales y deportivos, supermercados, bancos u otras empresas con el mismo perfil.

No hay que dejar aprovechar el calendario de eventos deportivos, artísticos y culturales ya viabilizado comercialmente por las instituciones antes citadas; promover exposiciones, ferias, festivales, desfiles, presentaciones de artes marciales, danzas y espectáculos musicales; y principalmente coordinar y utilizar con sabiduría el conocimiento y las ideas de los empleados. Estas son tareas que un líder debe cumplir.

Entre el éxito y el fracaso
Algunas premisas marcan la diferencia entre el éxito y el fracaso. Una empresa comienza con un sueño y no por una caja registradora, como los ejecutivos del área financiera preconizan. Capital financiero tienen muchas personas, pero son pocas en cambio las que cuentan con capital intelectual.

Energía positiva, fuerza de trabajo, inteligencia comercial para viabilizar buenas ideas, inteligencia emocional y espiritual, ser humano, tener buen humor, humildad y saber hacia dónde ir, son requisitos indispensables para mantener un gimnasio competitivo.

La era de la “empleadomanía” terminó y la nueva orden del día es el espíritu emprendedor. Enemigos eternos, patrones y empleados, sólo tienen un camino a seguir: dividir para multiplicar, pues están todos en el mismo barco, con objetivos similares.

El nuevo paradigma es: empleados con visión emprendedora, osadía, coraje, iniciativa y remuneración anclada al desempeño alcanzado por la empresa; y empresarios con visión humana, distribuyendo sus ganancias en forma más equilibrada, que contemple a sus socios (sus empleados).

Clientes vs. Alumnos
Una gran mayoría de los gimnasios es administrada por profesores de educación física que por instinto y/o formación llaman a los usuarios del gimnasio “alumnos”, en lugar de “clientes”, que es el
término correcto. Observemos los siguientes detalles:

 

 

Está claro que el término a utilizar es “cliente” y el primer paso consiste en entrenar al staff para que se refieran a los usuarios del gimnasio de ese modo.

Templos de placer y alegría
El distanciamiento interpersonal y el aumento de la soledad traen como consecuencia la proliferación de disturbios mentales como el miedo, la ansiedad, la angustia y la depresión. Esto aumenta la demanda de lugares donde las personas puedan entretenerse, comunicarse y hacer actividad física de manera segura, amparadas por empresas y profesionales especializados.

Los gimnasios definitivamente pasaron a tener una importancia vital en este mundo caótico, dejando de ser vistos como “templos de musculación” para convertirse en fuentes de alegría y placer. Un número cada vez mayor de clientes busca allí un ámbito de socialización y entretenimiento para ocupar sus momentos de ocio y esto debe tenerse en cuenta a la hora de implementar las nuevas
acciones de marketing y comunicación.

Carlos Cardoso es Fundador de la Red de Gimnasios Corpore (1980), Akxe SportSide Club (1991), Faculdad de Educación Física de la Universidad Estácio de Sá (1992), ACAD (1998), y de Upgrade Fitness Club (2004). E-mail: carloscardoso@terra.com.br

Texto publicado en la edición Nro. 6 de la revista Mercado Fitness – Año 2004 – Septiembre / Octubre



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>