Expertos
Los gimnasios 24 horas no son un simple experimento más. Su modelo de negocio está basado en muchas de las demandas y conductas del consumidor actual. Y, es por esa misma razón, que crecen sus adeptos.
 
Pese a ser muy jóvenes, los centros de fitness 24 horas crecen a un ritmo vertiginoso. Recuerdo cuando hace ya unos quince años, mi querido amigo y visionario Sergio Valero, me
hablaba de sus centros abiertos hasta el amanecer en Cataluña y vigilados por cámaras. Yo pensaba que era un simple experimento y que no iría a más.
 
El funcionamiento de un gimnasio 24hs. es muy sencillo. Tienen un tamaño mediano, de 300 a 500 m2, con un horario de atención al cliente limitado, con sistemas de control de accesos, que evitan pueda acceder cualquiera que no sea socio, y sistemas de video vigilancia y alarma.
 
Fuera del horario de atención, el centro tiene libre acceso y el cliente entrena por su cuenta y riesgo. Algunos clubes tienen clases presenciales en determinados horarios, pero todos
suelen tener sesiones virtuales, que suplen a las tradicionales el resto del día y por la noche.
 
Los gimnasios 24 horas se basan en algunas demandas de hoy en día del consumidor y, es por eso, que tienen tan buena aceptación.
 
Disponibilidad
El consumidor del siglo XXI desea su producto o servicio donde y cuando él quiera. Ya no es la empresa quien le marca los límites, por eso ahora puede entrenar el día que le apetezca, a la hora que le apetezca.
 
Cercanía
Suelen ser centros de proximidad, junto a zonas de trabajo o residencia, que no requieren de grandes desplazamientos. Actualmente el consumidor se está acostumbrando a comprar
cerca de su hogar o que le traigan a casa lo que adquiere por internet. Cada vez nos desplazamos menos.
 
Autoservicio
Todos preferimos un buen servicio y atención personalizada, en cualquier rubro o compra, no sólo en el Fitness. Pero la personalización implica un sobre costo, que el empresario debe
repercutir en el precio.
 
Servirnos los productos en el supermercado, reservar vuelos u hoteles y todo aquello que antes nos era ofrecido personalmente, ahora, no nos importa hacerlo nosotros mismos, si lleva
a un ahorro en el costo del producto o servicio.
 
Este autoservicio en los centros 24hs. significa que no siempre tienes a alguien que te atienda, que te ayude, que te explique. Pero, ¿realmente es necesario tener a alguien permanente
o es suficiente con una atención en determinados horarios? Pues el consumidor que acude a un gimnasio abierto todo el día opina que no es necesario. Y si necesita atención, la busca.
 
Seguridad
A diario, mucha gente practica actividad física sin supervisión, Es más, muy pocas disciplinas, a parte de los gimnasios, se practican bajo la revisión permanente de un técnico. 
 
Existen deportes a los que hoy en día miles de aficionados se lanzan sin la más mínima supervisión antes, durante o después, ¿Por qué habría de ser diferente en el fitness? El usuario no se siente inseguro en ese aspecto ni tampoco necesita de un profesional de forma continua.
 
En cuanto a posibles vandalismos o robos, la experiencia nos ha demostrado que hay muchos menos que en un centro deportivo convencional. La presencia permanente de cámaras, de
una central de alarma y de una compañía de seguridad privada hacen un entorno más seguro.
 
Tecnología
Casi por definición, los centros 24hs. tienen altos niveles de tecnificación y uso de nuevas tecnologías: control de accesos con huellas y dispositivos de proximidad, contratación de alta
online, etc.
 
Clases virtuales
Todos sabemos que nunca sustituirán a las presenciales, pero tienen un valor añadido muy importante. En un centro convencional, el usuario se tiene que adaptar para acudir a su clase
favorita, al día y a la hora que se imparta.
 
Con las clases virtuales esto ya se ha acabado. No sólo de ciclismo indoor, sino de cualquier tipo: yoga, Pilates, Zumba o step. A la hora que quiera y el día que quiera el consumidor.
Llegas, la programas y listo. Y si no te gusta, la quitas y pones otra, así de fácil.
 
Y la eterna pregunta sobre si el consumidor viene a media noche, la verdad es que lo hace muy poco. La gran mayoría de los usuarios de gimnasios 24hs. acuden a las mismas horas que en el resto de los centros. Bien es cierto que no es raro ver gente a las 6 de la mañana o a las 12 de la noche, horarios en los que otros clubes están cerrados.
 
Quizás es un poco como lo de tener piscina o spa. Todos quieren que su centro deportivo lo tenga, aunque no lo usen mucho. Como digo siempre, ante la duda, el consumidor tiene la
palabra. Y éste ya ha elegido, se queda con los centros abiertos 24 horas.
 
José Luis Gaytán es Consultor. Master en Gestión de Entidades y Servicios Deportivos. Director de operaciones y expansión de la cadena española de gimnasios low cost Fitness 19 –
 
Texto publicado en la edición Nro. 76 de la revista Mercado Fitness – Año 2016 – Mayo / Junio.



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>