Expertos

Ubicación, superficie, equipamiento, empleados, divulgación, capacitación, inversión, rentabilidad y todo lo que necesita saber para dar el puntapié inicial en este negocio.

Las personas conocen los beneficios de la práctica regular de ejercicio físico, pero aun así les cuesta ser fieles a ésta porque sienten que los servicios ofrecidos por el común de los gimnasios son impersonalizados y poco atractivos. En este marco, algunos clientes optan por ejercitarse en lugares más pequeños, discretos y cómodos, en los que reciben un trato diferencial y privado.

En las salas de personal training se puede trabajar de forma individualizada o en pequeños grupos de personas con perfiles parecidos. Lo común es fijar un horario de trabajo y montar un programa de ejercicios funcionales, que permita entrenar diversas capacidades físicas. Así se garantiza mayor calidad de servicio, por parte del entrenador, y más lealtad por parte del cliente. 

Todas las personas que pagan por un servicio personalizado, aun cuando lo hagan por razones diferentes y tengan objetivos distintos, deberán sentirse adecuadamente asistidas. Para esto una buena comunicación y un ambiente agradable son muy importantes, pero además el entrenador deberá realizar una evaluación de cada cliente, planificar su trabajo y monitorear su evolución.

Por estos motivos, abrir una sala o un área de personal training requiere de mucho compromiso. El emprendedor debe evaluar la inversión y los riesgos involucrados para determinar la viabilidad del negocio, pero sobre todo necesita conocer y entender su mercado, considerando que el cliente no comprará sus servicios sino las ventajas y beneficios que éstos le garanticen.

Si bien este tipo de negocio, de manera aislada y por fuera de un gimnasio tradicional, aún está poco explorado, es esperable que el escenario cambie en unos años debido a que requiere una inversión baja y suele arrojar resultados financieros positivos. La tasa de rentabilidad estimada es del 15% al mes, con un plazo de retorno de la inversión inicial cercano a los 2 años.

Algunos factores a considerar en la apertura de una sala de Personal Training:

• Mano de obra: en este ramo, la satisfacción del cliente está directamente relacionada con la atención que reciba. Una buena atención es un factor imprescindible para el éxito. Para una sala de 40 a 60m2, se necesitan como mínimo 2 entrenadores, una persona de limpieza y una secretaria. La formación del equipo requiere de una inversión en entrenamiento técnico, alineado con la misión, visión, filosofía y objetivos de la empresa.

• Localización: de preferencia en barrios que tengan una buena concentración vertical de viviendas o de lugares de trabajo. Esto le dará visibilidad al negocio y comodidad a la clientela, facilitando el trabajo de divulgación, con miras a captar a los clientes más exigentes, que buscan un servicio personalizado y que pueden pagar por éste. Cerca del 90% de las personas que frecuentan una sala de Personal Training viven o trabajan en un radio de 3 a 4 cuadras de la sala. Perfil de los clientes: 35 a 47 años, clases A/B.

• Área: mínima de 40 m2. Ante la falta de un local propio, el alquiler mensual no debería superar el 1% del valor de venta de la propiedad.

• Instalación: tiene que ser de buen gusto, confortable, moderna, acogedora, limpia, organizada, ventilada, iluminada y funcional. Se recomienda buscar el asesoramiento de un arquitecto o decorador para elaborar un proyecto y supervisar su ejecución, con la intención de crear una identidad que transmita calidad en ese espacio.

• Equipamiento: La inversión en aparatos, accesorios y muebles varía entre 100 y 200 mil pesos (20 a 40 mil dólares). Para una sala básica, considerar la compra de: 1 trotadora, 1 bicicleta ergométrica, banda de entrenamiento en  suspensión y RIP Training, además de los siguientes elementos para entrenamiento funcional: escalera de coordinación, bozu, almohadilla de balance, bandas elásticas, bolsa de box, colchonetas, pelotas suizas, minitramp, pesas rusas, balones medicinales, conos, soga de saltar, vallas de salto, etc.

• Divulgación: la inauguración de la sala debe ser bien planificada, previendo que buena parte de los invitados sean personas con el perfil de la clientela a ser atendida. Pero la inversión principal debe ser hecha con panfletos, merchandising y acciones en redes sociales que creen una imagen de calidad en torno a la marca. En este negocio, la publicidad boca a boca es mucho mejor que cualquier otra herramienta.

• Ventas: para vender este servicio es necesario que las personas responsables sean entrenadas específicamente para esta tarea. Crear opciones de planes mensuales, trimestrales, semestrales y anuales, aplicando ventajas para la compra de planes largos.

Tenga en cuenta que conocer a sus clientes, saber qué desean, por qué quieren sus servicios y qué esperan de usted, será fundamental para poder satisfacerlos.

Piense en esto y buen viaje rumbo al éxito.

Rodrigo Botelho es Licenciado en Educación Física, especializado en entrenamiento personal. Posgrado en Gestión. MBA en Marketing – rodrigobotelho@live.com

Texto publicado en la edición Nro. 55 de la revista Mercado Fitness – Año 2012 – Noviembre / Diciembre



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>