Expertos

Antes de desvincular a un empleado, debemos prepararnos cuidadosamente ya que esta situación impactará no sólo en la persona despedida, sino también en personal que queda, en usted y por supuesto en la empresa.

En el ámbito laboral, despedir y ser despedido es una experiencia traumática para ambas partes: empleado y empleador. Por ello es importante tratar a la persona que se va a desvincular lo más humanamente posible durante ese difícil proceso.

1. Oportunidades. El punto inicial es ofrecerles a los empleados con bajo rendimiento la oportunidad para su mejora o cambio de actitud antes de tomar la medida de la desvinculación. Luego podrá probar que usted le dio esta chance. Será más fácil para la persona en cuestión, para la empresa y para el resto del personal.

2. Fije estándares de calidad para cada puesto. Determine un nivel mínimo de desempeño que cualquier persona en ese puesto deba cumplir. Tareas a desempeñar, actitudes esperadas, destrezas necesarias. Luego podrá comparar el rendimiento esperado con el real.

3. Decisión. ¿El empleado ha tenido oportunidades de superarse? ¿Es posible reubicarlo en otro puesto en el que pueda mostrar sus fortalezas? Si ya le ha dado oportunidades de mejorar y no ha conseguido demasiado, tome nota cuidadosamente de todos los aspectos de su desempeño que no llegan al nivel mínimo de aceptación. Utilice el perfil del puesto que usted mismo ha diseñado.

4. Asesórese. No tome un despido a la ligera ya que incluye riesgos legales. Antes de tomar esta decisión considere las consecuencias y asesórese con un abogado especialista en el tema.

5. Repercusiones en el resto del equipo. Hay una persona que está pasando por un mal momento y puede ser traumático para todo el personal. Tenga en cuenta que su comportamiento en esta situación es observado por todos.

6. Planee y repase la situación. Cómo lo va a manejar y qué va a decir en el momento que se reúna con la persona que va a ser desvinculada.

7. Mantenga la calma aún si la otra persona la pierde. Es importante no perder el foco en el objetivo de la reunión. Como si se tratase de una negociación, se recomienda “ser blando con la persona y duro con el problema”. El objetivo es la desvinculación y debe hacerse sin herir a nadie. Sea amable durante el proceso, muestre comprensión.

8. No cambie de opinión. Una vez tomada la decisión deberá respetarse y no hay vuelta atrás. Se supone que antes de decidirlo ha trabajado bien el tema.

9. Más de un empleado. Si decidió desvincular a más de un empleado es mejor hacerlo simultáneamente, para que al despedir más tarde a la segunda persona los demás no piensen: “Y ahora quién será el próximo”.

10. Cuando los clientes pregunten por la persona que ya no trabaja en la empresa. Es necesario instruir a la recepcionista y a los demás empleados que simplemente digan: “XXX no trabaja más con nosotros, YYY ha tomado su lugar, ¿Puedo contactarlo con él?”

11. Elegir el momento. En otra época se le daba la noticia a la persona un viernes a la tarde; hoy se aconseja hacerlo temprano a la mañana y comenzada la semana. Una opción es darle el resto del día o de la semana libre.

12. La reunión. Una vez tomada la decisión, llamar al empleado a la oficina y adelantarle que hay un tema que tienen que hablar. Siempre es mejor estar acompañado por un socio o colega del staff.

Es preciso comunicarle brevemente que será despedido, dándole las principales razones por tal decisión y resumiendo las oportunidades que se le dieron para mejorar su rendimiento y que esto no se ha logrado. En este momento es muy útil la lista que usted supo confeccionar.

Pueden ayudar frases como: “Desde hace un par de meses atrás los resultados no han sido satisfactorios”. Y puede agregar: “No te queremos retener en esta posición”,”Es momento de un cambio para vos también”, “Es una decisión difícil para nosotros pero ya fue tomada y te deseamos lo mejor”.

Conteste cualquier pregunta que le haga la persona, no se sorprenda si no lo escucha o no entiende las razones de su despido. Esta etapa es extremadamente emocional.

Es positivo ofrecerle asesoramiento en una futura inserción laboral, para que inclusive pueda buscar trabajo en la posición adecuada. Esta actitud será de utilidad, no sólo para la persona desvinculada, sino que también servirá para reforzar la imagen de la empresa ante sus empleados.

Ana Laura Castro es licenciada. Directora de Fitmental y Escuelas NEF Especialista en Marketing y Gestión de Recursos Humanos. www.fitmental.com.ar / anacastro@fibertel.com.ar

Texto publicado en la edición Nro. 13 de la revista Mercado Fitness – Año 2005 – Noviembre / Diciembre 



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>