Expertos

En reglas generales la formación y capacitación de profesionales, mas allá del campo en el actúen, siempre trae beneficios a todos los sectores involucrados. Si atendemos a lo que nos ocupa, el Fitness, seguramente estamos ingresando en una etapa de definiciones en cuanto regularizar y terminar de definir en función de las necesidades de nuestra industria, las condiciones, cualidades, capacidades y perfil profesional que deben tener los instructores y entrenadores que trabajan en nuestros gimnasios.

Hasta aquí esta actividad profesional es cubierta por Profesores de Educación Física y por egresados de Escuelas de Fitness. Éstas últimas con la libertad que implica la diagramación de programas de estudio, actualización de los mismos, interpretar la dinámica del sector y lograr certificaciones con contenido real.

Si bien contamos en un capital humano de muy buen nivel, debemos aspirar a tener profesionales con certificaciones o títulos reconocidos en el ámbito nacional, ya sea por el Estado o por Certificadoras de Nivel. Esto implicará un beneficio para los clientes, para los responsables de gimnasios, para los proveedores, para el Estado y fundamentalmente para todos aquellos que eligiendo esta profesión, con estudio y con vocación, siguen aportando al crecimiento de estos nuestros espacios.

El profesional del fitness debe contar con una formación especializada e integral que le permita dar respuestas; fundamentadas, efectivas y contenedoras. Más aún hoy, que en tantos casos, se acercan personas al gimnasio con prescripciones médicas y derivadas prácticamente desde todas las ramas de la medicina.

Que los gimnasios puedan ampliar la prestación de estos servicios que fueron en otros tiempos el culto de la estética corporal, depende en buena medida de los profesionales que actúen dentro de ellos. Este vínculo de la actividad con la salud de la gente implica más responsabilidad y mayor compromiso, y ello esta íntimamente ligado a los conocimientos de los profesionales del sector.

Hoy nadie ignora la particularidad de este profesional del fitness en cuanto a los contenidos de su capacitación, el caudal de información necesaria, conciencia de prestación de servicio, lo específico de sus conocimientos, su vínculo con la salud de la gente y su necesidad de permanente actualización.

Ponderando la actuación de los profesores de educación física en nuestro medio, debemos reconocer que en su formación obtienen contenidos de índole general, respecto del entrenamiento y la preparación física, y muy frecuentemente poco renovados en el concepto fisiológico, lo cual hace reformular el concepto metodológico. Por otra parte, el profesor está formado para la docencia primaria, secundaria y terciaria y en niveles de deporte escolar y formativo, y no para el manejo de personas adultas.

La idea a partir de este espacio es generar un foro permanente que permita desarrollar una tarea participativa de todos los interesados en la búsqueda de sumar experiencias, intercambiar criterios, debatir ideas y propuestas que apunten a: la correcta formación, capacitación con contenidos, jerarquización por conocimientos, búsqueda del marco regulatorio y la correcta inserción de este profesional como la herramienta idónea que asegure beneficios para todos los sectores. Aún hay mucho por resolver, consensuar, regular y legislar, pero ése es el fin y quizás estemos en el comienzo.
 
Osvaldo Valentín es Director del Instituto San Fernando Centro.

Texto publicado en la edición Nro.23 de la revista Mercado Fitness – Año 2007– Julio / Agosto



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>