Expertos

Los gimnasios y los clubes no están exentos de sufrir robos por parte de ladrones profesionales. En este artículo de IHRSA usted encontrará algunas maneras de proteger a sus miembros y pertenencias.

1. Establecer controles: El personal de la recepción debería saber siempre quién está entrando y saliendo del gimnasio. Asimismo deben estar preparados para enfrentar a quienes tratan de escabullirse sin control. Para esto, es necesario realizar un contacto visual con todos los usuarios que llegan. La posibilidad de ser identificado es un poderoso elemento de disuasión a los posibles ladrones.

2. Atención con los invitados: Algunos gimnasios restringen el acceso en calidad de invitados sólo a aquellos individuos que son referidos por un socio, en lugar de permitir que cualquier persona que camina por la calle ingrese como invitado.

Independientemente de su política al respecto, exija que todos los invitados completen una tarjeta de registro antes de utilizar sus instalaciones. Una vez que se haya realizado este paso, solicite una identificación con fotografía para comprobar que la información registrada sea verdadera y correcta.

Mientras un invitado está en el gimnasio, retenga su licencia de conducir u otro tipo de documento, y, antes de devolverlo, debe fotocopiarlo y registrar fecha y hora de la visita. Otra idea es utilizar una cámara digital para fotografiar a cada visitante.

3. Luces, cámara, acción: Colocar cámaras de video en las entradas y salidas de los vestuarios. Algunos gimnasios usan falsas cámaras para disuadir a los ladrones. Otros ocultan sus cámaras a fin de que los delincuentes no disimulen su apariencia.

4. Recorrida al azar: Que el personal acostumbre recorrer con frecuencia vestuarios, estacionamiento, y otros lugares, para disuadir -in situ- algún posible hecho delictivo. Si puede, contrate uno o más guardias de seguridad para estas dos áreas clave, donde los bienes de sus miembros pueden ser desatendidos.

5. Cerraduras: Recordar a los clientes que no concurran al gimnasio con objetos de valor, ni que los dejen en sus vehículos. Además debe publicar recordatorios destacados en el boletín de noticias y en la cartelera del gimnasio, señalando que su empresa no se hace responsable de ninguna pérdida o robo.

Recordarles también a los socios la importancia de cerrar con llave sus armarios. Invierta en buenas cerraduras y desaliente el uso de candados con combinación, que son más fáciles de abrir. Si usted proporciona llaves para los lockers, póngalas en pulseras para que el socio las lleve en la muñeca o en el tobillo y no las pierda.

Considere además la posibilidad de instalar en una pared pequeñas cajas de seguridad -similares a las que hay en aeropuertos-, cerca de la recepción, para aquellos casos en que los socios concurran al gimnasio con objetos de valor. Asegurarse de que billeteras, joyas, teléfonos, computadoras portátiles y otros artículos estén guardados y seguros a la vista de los empleados y clientes.

6. No olvidarse de los vehículos: El estacionamiento es especialmente atractivo para los ladrones porque los clientes a menudo dejan objetos de valor en sus vehículos, por lo menos durante una hora, lo que permite suficiente tiempo para el atraco y el escape.

Asegúrese de que el estacionamiento esté bien iluminado y vigilado. Considere la posibilidad de instalar cámaras de video allí. Solicite a la policía de la zona que incluya a su estacionamiento en las rutas de patrullaje.

7. Ponga a trabajar a sus miembros: Pedir a los socios -a través de carteles y comunicación verbal- que informen al personal de recepción o administración sobre cualquier persona sospechosa que vean. Los socios agradecerán la preocupación por su seguridad y sus pertenencias, y hasta pueden reconocer a ladrones.

8. Coloque sus computadoras a trabajar: Usar sistemas informáticos que permitan que la fotografía de quien ingresa al club aparezca en las pantallas ubicadas en recepción cuando la persona pasa su tarjeta de identificación, reduce la probabilidad de que impostores utilicen credenciales perdidas o robadas.

Sistemas de seguimiento o cualquier registro fiable de las personas que están presentes en el gimnasio en un determinado momento, pueden ayudar a identificar a los ladrones después de cometidos los ilícitos. Cuando se produce un robo, por ejemplo, podrá estudiar la lista de presentes para detectar a posibles autores.

Además, al determinar con el sistema en qué horarios del día y que días de la semana están sucediendo la mayor cantidad de robos, usted estará en condiciones de aumentar la seguridad y el control en su empresa durante esos momentos.

9. Atención con las llaves: Cestas o estantes, donde los clientes pueden dejar o tomar las llaves por su cuenta, representan un riesgo, ya que son de fácil acceso también para los ladrones.

10. Ubicación de los lockers: Si está diseñando o renovando los vestuarios, considere la instalación de armarios en ángulo a 45 grados de las paredes. Esto no sólo crea una mayor amplitud de espacio, sino que también elimina la posibilidad de ocultamiento entre las filas perpendiculares de armarios.

11. No descarte un trabajo interno: Lamentablemente, los empleados no pueden ser automáticamente descartados como posibles autores del delito cometido. Por eso considere la posibilidad de verificar los antecedentes penales de una persona antes de contratarla. Si se producen robos, registre qué empleados estuvieron presentes en cada ocasión para ver si hay una tendencia determinada.

12. Compartir información: Usted puede tener la tentación de guardar silencio cuando se produce un robo, por temor a ahuyentar a los posibles y actuales clientes. Sin embargo, es importante informar a su personal y a los miembros cuando sucede un hecho de estas características. Alguien puede haber visto u oído algo que ayudaría a resolver el caso. Además, sus clientes apreciarán la advertencia y el hecho de que usted esté tomando medidas al respecto.

También es importante notificar a los demás gimnasios de la zona, ya que los ladrones suelen trabajar en equipos y pueden afectar a varios clubes en un período corto de tiempo. Además, debe alentar a las víctimas que sufrieron un robo en su gimnasio a denunciar el incidente a la policía.

Texto publicado en la edición Nro. 31 de la revista Mercado Fitness – Año 2008 – Noviembre / Diciembre



Tu comentario

Su e-mail no será publicado.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>