Gimnasios Escuchar el silencio

Es fundamental en este negocio atender y motivar a aquel cliente que nunca se queja y está teóricamente conforme, porque es el primero en abandonar el gimnasio.

Históricamente una de las mayores preocupaciones de los gimnasios fue dominar la tasa de deserción de sus clientes. Frente a ésta aparecía automáticamente el siguiente planteo por parte de los propietarios: “Voy a estar atento a las quejas y sugerencias de mis clientes para darles solución en el menor plazo posible”. Esta actitud se esperaba que revirtiera sin duda el número desistencias.

… más>>